Foto: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

Gracias a su extenso sistema de anillos, Saturno se encuentra entre los planetas más hermosos del sistema solar. Lamentablemente, su belleza podría ser fugaz. Según una nueva investigación, los anillos se están disolviendo más rápido de lo que los astrónomos esperaban, y podrían desaparecer por completo dentro de entre 100 y 300 millones de años, un abrir y cerrar de ojos cosmológico.

Los anillos de Saturno están compuestos principalmente de hielo de agua, pero una nueva investigación publicada en la revista Icarus muestra que están siendo deteriorados por la gravedad del planeta y su campo magnético, lo que ha desencadenado un fenómeno conocido como “lluvia de anillos”. Los científicos documentaron la lluvia de anillos en 2013, pero una nueva investigación, dirigida por James O’Donoghue del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, muestra que el efecto está ocurriendo mucho más rápido de lo esperado y, por consiguiente, los anillos están desapareciendo más rápido de lo esperado.

Los científicos no están completamente seguros de si Saturno nació con su hermoso halo o adquirió su sistema de anillos más tarde. Si es lo primero, los anillos se formaron hace unos 4400 millones de años, pero si es lo último, solo se formaron hace unos 100 millones de años, probablemente a consecuencia de la colisión de lunas en órbita alrededor del planeta, según una investigación publicada en 2016. Si el escenario de la formación reciente es el correcto, eso significa que Saturno no tenía anillos cuando los dinosaurios saurópodos gigantes vagaron por la Tierra durante el Jurásico. Pero los dinosaurios no tenían telescopios, así que realmente no importaba. Los humanos, en cambio, sí tenemos telescopios para ver los gloriosos anillos de Saturno, así que supongo que somos afortunados por eso.

GIF: NASA/Cassini/James O’Donoghue

Advertisement

“Tenemos la suerte de estar cerca para ver el sistema de anillos de Saturno, que parece encontrarse en mitad de su vida”, dijo O’Donoghue en un comunicado. “Sin embargo, si los anillos son temporales, tal vez no vimos los gigantescos sistemas de anillos de Júpiter, Urano y Neptuno, que hoy en día solo tienen rizos delgados”.

Cuando las sondas Voyager visitaron Saturno hace varias décadas, detectaron la atmósfera superior cargada eléctricamente, o ionosfera, del gigante gaseoso, junto con las variaciones de densidad de sus anillos, y tres bandas oscuras y estrechas que rodeaban las latitudes del norte del planeta. En 1986, los científicos de la NASA vincularon estas bandas estrechas y oscuras a la forma del campo magnético de Saturno. Estas observaciones aparentemente no relacionadas llevaron a la teoría de que las partículas cargadas eléctricamente de los anillos de Saturno fluían a lo largo de las líneas del campo magnético, un proceso que provocó que el agua se vertiera de los anillos en la ionosfera, creando las bandas estrechas que se ven en las imágenes del Voyager.

Advertisement

Desde la Tierra, los anillos de Saturno parecen pacíficos, pero hay trozos de hielo de agua, que varían en tamaño desde granos de polvo microscópicos hasta rocas gigantes, atrapados en este juego de tira y afloja gigante. Los anillos se encuentran en un delicado acto de equilibrio entre la atracción gravitacional de Saturno y los tirones orbitales que los atraen hacia el espacio. Este equilibrio se interrumpe cuando las partículas de hielo se cargan eléctricamente por la luz ultravioleta del Sol, lo que hace que las partículas caigan en picado hacia el planeta a lo largo de sus líneas de campo magnético. La gravedad proporciona un impulso adicional.

Este proceso, en el que el agua interactúa con la ionosfera del planeta, puede detectarse desde la Tierra. Para el nuevo estudio, O’Donoghue usó el Telescopio Keck en Mauna Kea, Hawái, y detectó y midió estas interacciones químicas del líquido en la ionosfera. Su equipo comparó la luz en las latitudes norte y sur del planeta para determinar la cantidad de lluvia que cae de los anillos, entre otras observaciones.

Advertisement

Sorprendentemente, los investigadores estiman que se derraman 10.000 kilogramos de agua de los anillos de Saturno cada segundo. A esa tasa de pérdida, los anillos deberían desaparecer en unos 292 millones de años. O’Donoghue dice que esta cantidad de lluvia podría llenar una piscina olímpica en solo media hora.

Otras pruebas recopiladas por la sonda Cassini sugieren una fecha de caducidad aún más temprana. La nave espacial Cassini midió el material del anillo que cae en el ecuador de Saturno a un ritmo que sugiere que “los anillos tienen menos de 100 millones de años de esperanza de vida”, dijo O’Donoghue en la declaración, y agregó: “esto es relativamente corto en comparación con la edad de Saturno, de más de 4000 millones de años “.

Advertisement

Tengo que decir que este estudio me ha desanimado. Es triste pensar en Saturno sin sus anillos, incluso si es dentro de millones de años. Nuestro Sistema Solar será considerablemente menos espectacular de lo que es hoy cuando esto suceda. Pero quién sabe, tal vez otro planeta ganará su propio sistema de anillos antes de que eso suceda.

[Icarus]