Una ilustración del 2018 VG18, o “Farout”
Ilustración: Roberto Molar Candanosa/Carnegie Institution for Science

Un equipo de astrónomos ha descubierto el objeto transneptuniano más lejano de los confines del Sistema Solar. Ha sido apodado “Farout”, y está 120 veces más lejos del Sol que la propia Tierra. De hecho, dadas las estimaciones preliminares sobre su tamaño, en realidad podría ser un planeta enano, pero aún es demasiado pequeño para calificarlo como el escurridizo Planeta X.

El descubrimiento fue anunciado ayer por el Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional (IAU, por sus siglas en inglés). Harán falta muchos más años de observaciones para poder describir completamente el objeto y su ruta orbital, pero la IAU lo ha añadido a su base de datos con el nombre provisional 2018 VG18, junto con sus coordenadas y varias notas de lo que han podido observar hasta el momento. Farout, como ha sido apodado, fue descubierto por el astrónomo Scott S. Sheppard de la Carnegie Institution for Science y sus compañeros de las universidades de Hawai y del Norte de Arizona.

Farout fue observado por primera vez el 10 de noviembre de 2018 mediante el telescopio japonés Subaru, que está ubicado en la cima de Mauna Kea en Hawai. Volvieron a observar el objeto a principios de diciembre con el Telescopio Gigante de Magallanes en el Observatorio Las Campanas en Chile. Estas múltiples observaciones sirvieron para establecer su trayectoria a través del cielo nocturno, además de su tamaño, brillo y color.

Así son las distancias del Sistema Solar a escala, junto con el recién descubierto 2018 VG18.
Imagen: Roberto Molar Candanosa/Scott S. Sheppard/Carnegie Institution for Science

Este objeto transneptuniano está aproximadamente a 120 unidades astronómicas (UA) de la Tierra, donde 1 UA es la distancia promedio de la Tierra al Sol (alrededor de 149 millones de kilómetros). Farout está tan lejos que la luz del Sol tarda 16 horas y 40 minutos en recorrer la distancia 18 mil millones de kilómetros que los separa.

Advertisement

“2018 VG18 es el primer objeto que hemos encontrado en nuestro Sistema Solar que está más lejos de 100 UA”, dijo Sheppard a Gizmodo. “Se mueve tan lento, que tardaremos unos años en ver el movimiento suficiente que necesitamos para determinar su órbita alrededor del Sol”.

Sheppard y sus compañeros no se sorprenderían si un solo año en Farout durase más de 1.000 años terrestres.

Plutón, en comparación, está a aproximadamente 34 UA del Sol, por lo que Farout está 3,5 veces más lejos. Otros objetos trans-neptunianos extremos son Eris (96 AU) y Goblin, que fue descubierto a principios de este año (90 AU).

Advertisement

Los astrónomos no saben mucho acerca de las características físicas de Farout porque su señal es demasiado débil.

“Según su brillo y su distancia, es probable que tenga un diámetro de unos 500 o 600 km. Con este tamaño, la gravedad dominará sobre cualquier fuerza del material que pueda tener el objeto, y por tanto debería tener una forma esférica”, dijo Sheppard. “Esto lo convertiría en un planeta enano. Su color es de rosado a rojo, lo que sugiere que tiene una superficie helada. El hielo usualmente se vuelve de color rojizo después de ser irradiado durante largos períodos de tiempo por la radiación solar”.

Fotos que muestran el 2018 VG18. Fueron tomadas el 10 de noviembre de 2018.
Imagen: Scott S. Sheppard/David Tholen

Advertisement

Farout fue descubierto como parte de la búsqueda del escurridizo Planeta Nueve, también conocido como el Planeta X. Se cree que este hipotético planeta existe en los confines del Sistema Solar debido a cómo se orientan el resto de objetos celestes del Cinturón de Kuiper. Pero como señaló Sheppard, Farout no puede ser el Planeta X, ya que se cree que es mucho más grande.

“El Planeta X tiene que ser varias veces más grande que la Tierra para empujar gravitacionalmente a los otros objetos más pequeños alrededor y guiarlos hacia órbitas similares”, explicó Sheppard. “El Planeta X también esté probablemente más lejos, a unos pocos cientos de UA”.

Es razonable preguntarse cómo este objeto logró alejarse tan lejos del conjunto de planetas del Sistema Solar, pero los astrónomos no sabrán la respuesta hasta que se pueda determinar con más exactitud la órbita de Farout.

Advertisement

“Si su órbita lo acerca más a algún punto, ya sea cerca de Neptuno o hacia uno de los otros planetas gigantes, entonces probablemente llegó a su ubicación actual al interactuar gravitacionalmente con un planeta como Neptuno”, dijo Sheppard. “Si su órbita nunca lo lleva a la región de un planeta gigante de nuestro Sistema Solar, entonces se convierte en una interesante cuestión. Esto sugeriría que el Planeta X lo llevó a esta gran distancia”.

Ambos resultados serían emocionantes: el primero nos ayudaría a comprender mejor la historia del Sistema Solar, mientras que el segundo ofrecería una prueba adicional de que el Planeta X realmente existe.

Enviar una sonda a Farout no es una idea demasiado excéntrica (tranquilo, ya termino). Actualmente, la sonda New Horizons está programada para visitar Ultima Thule, un objeto distante del Cinturón de Kuiper, el día de Año Nuevo, y está viajando a aproximadamente 58.500 kilómetros por hora. A esa velocidad, le llevaría entre 35 y 40 años llegar a Farout desde la Tierra a una sonda similar. Quizás la NASA debería pensar en esto al planificar la próxima generación de misiones espaciales. [Carnegie Science]