Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Los científicos quieren matar a los hipopótamos de Pablo Escobar

Hipopótamos vistos en el parque temático Hacienda Nápoles, que alguna vez fue el zoológico privado del narcotraficante Pablo Escobar en su rancho Nápoles, en Doradal, departamento de Antioquia, Colombia, el 22 de junio de 2016.
Hipopótamos vistos en el parque temático Hacienda Nápoles, que alguna vez fue el zoológico privado del narcotraficante Pablo Escobar en su rancho Nápoles, en Doradal, departamento de Antioquia, Colombia, el 22 de junio de 2016.
Foto: Raukl Arboleda (Getty Images)

El destino de los hipopótamos de Pablo Escobar podría ser trágico.

Un equipo de científicos ha publicado un estudio en la revista Biological Conservation a principios de este mes de enero, advirtiendo que los hipopótamos importados por el capo de la cocaína hace décadas se están apoderando de las marismas de Colombia, y que la situación empeorará mucho si los funcionarios no se deshacen de las criaturas.

Advertisement

En caso de que necesite un repaso acerca de esta historia, la Policía Nacional de Colombia mató a Pablo Escobar en 1993. Cuando lo hicieron, se apoderaron de su rancho de 2.800 hectáreas, incluyendo su zoológico personal. Pero aunque enviaron a la mayoría de los animales de Escobar a vivir en otros zoológicos y reservas de vida silvestre, dejaron a sus cuatro hipopótamos, obtenidos gracias a la cocaína y completamente desarrollados, a pesar de que no son nativos de la región. Esos cuatro se reprodujeron y ahora hay aproximadamente 80 hipopótamos deambulando por el país, convirtiéndose en una especie de mascota nacional.

Los hipopótamos, que según el informe son “el animal invasor más grande del mundo”, están causando estragos en los ecosistemas del país. El año pasado, la investigación mostró que la caca de estos animales estaba cambiando la química y los niveles de oxígeno de las vías fluviales locales, fertilizando cianobacterias dañinas, que pueden provocar la proliferación de algas verde-azuladas que enferman a personas y animales. Los hipopótamos también han sido una amenaza directa para la seguridad de los colombianos, persiguiéndolos e incluso hiriendo gravemente a un hombre en mayo de 2020. A nivel mundial, los hipopótamos matan a más personas cada año que cualquier otra especie de mamíferos grandes. En resumen, no te metas con los hipopótamos.

Los animales continúan reproduciéndose y no enfrentan depredadores naturales en Colombia. Estos hipopótamos se han extendido para vivir a 161 kilómetros de su hogar original en la finca de Escobar. Ahora residen a lo largo de la cuenca del río Magdalena, que es una fuente clave de agua para beber y para actividades económicas como la agricultura y la ganadería.

Debido a preocupaciones sobre la salud y la seguridad públicas, los funcionarios colombianos lanzaron un plan para matar a los hipopótamos en 2009, pero lo abandonaron rápidamente debido a la protesta pública. Los autores del nuevo estudio dicen que abandonar el plan fue un error. Pronosticaron que “el tamaño de la población seguirá aumentando constantemente”, llegando a casi 1.500 hipopótamos para el 2040. Para entonces, los animales comenzarán a tener efectos irreversibles en los ecosistemas locales y representarán una amenaza grave y descontrolada para la seguridad humana. Para evitar una catástrofe ecológica y una mayor amenaza pública, el estudio insta a los funcionarios a considerar una vez más sacrificar a los hipopótamos antes de llegar a ese punto.

No todo el mundo está de acuerdo con reiniciar la conversación sobre matar a los hipopótamos. Algunos científicos piensan que deberíamos dejar a los hipopótamos en paz, o al menos seguir estudiando sus impactos en el ecosistema sin juzgarlos. Un estudio del año pasado indicó que los animales en realidad han sido beneficiosos para el medio ambiente de Colombia, desempeñando roles ecológicos que alguna vez desempeñaron los antiguos notoungulados, que han estado extintos durante miles de años.

Advertisement

“No afirmamos que los hipopótamos sean beneficiosos o no, sino que deberían estudiarse sin ese tipo de etiquetas, en el contexto de un largo tiempo”, dijo en ese momento un autor de ese estudio.

Aún así, otros ecologistas, según señala el nuevo estudio, ven a los hipopótamos como un problema, pero piensan que en lugar de matarlos, deberían ser castrados, permitiéndoles vivir sus vidas pero no reproducirse. Eso podría al menos mitigar parte de la reacción negativa de la última vez que las autoridades consideraron matar a los animales, lo que provocó protestas. Pero como señalan los autores, los intentos anteriores de contener y esterilizar a los hipopótamos no han tenido exactamente éxito, ya que los animales son extremadamente rápidos y violentos. Los científicos estatales solo lograron capturar cuatro de los animales entre 2011 y 2019, lo que “no parece tener un impacto importante en la reproducción”, escribieron los autores.

Advertisement

Independientemente de lo que decidan las autoridades, los autores dejan en claro que al menos ha llegado el momento de tomarse en serio la investigación de los posibles costos y beneficios de todas las soluciones. “Existe una necesidad urgente de realizar investigaciones colaborativas sobre los conflictos sociales causados por el hipopótamo en Colombia”, dice el estudio. De lo contrario, más personas y ecosistemas se verán afectados.