Para muchos seguidores de la Fórmula 1, la actual temporada es una decepción. El cambio de motores y otras regulaciones de carrera han alterado por completo el dominio de las escuderías. Una prueba de esos cambios es la velocidad de los coches. Analizando los datos se llega a una sorprendente conclusión: los coches esta temporada son en realidad más lentos que hace 10 años. Hasta ocho segundos más lentos. Una eternidad en Fórmula 1.

Para llegar a esa conclusión basta comparar datos históricos de los mejores tiempos en circuitos que no hayan cambiado sus características. Entre ellos están los circuitos de Melbourne y Sepang (clasificados como intermedios), Canadá y Monza (de alta velocidad) y Hungría y Mónaco. Estos seis han permanecido prácticamente inalterados en sus características y trazado durante la última década. ¿Qué ocurre cuando comparamos los tiempos?

En FórmulaFreak han probado a hacerlo y el resultado es revelador. En el 2004, en la época de dominio de Ferrari, los coches ganadores llegaron a ser hasta 8,8 segundos más rápidos que los ganadores actuales en esos mismos circuitos. La evolución, aña a año, ha sido hacia coches cada vez más lentos. Esos son los datos:

¿Qué ha cambiado? Varios frentes. Lo primero, el motor. De los motores V10 en 2004 pasamos a los actuales V6 híbridos que, aunque superan los 800 caballos de potencia, no están a la altura de los caso 1.000 caballos de los V10. Los V6 dependen también de baterías eléctricas para superar los 800 caballos mientras que los V10 tenían un flujo constante de energía.

Otros cambios introducidos por la FIA, como en aerodinámica de los coches o el Parc Fermé, que impide hacer mejoras en los coches tras las rondas clasificatorias, han resultado en los tiempos actuales. ¿Mejor, peor? Hay opiniones para todo. La Fórmula 1 sigue ofreciendo un gran espectáculo aunque, para muchos (y con razón) ya no es lo que era. [vía FórmulaFreak]

Fotos: AP