Imagen: Mecum

A veces no hace falta contar chistes para ser humorista. Tan solo echa un vistazo al Bugatti Veyron más cercano: únicamente con sus precios de mantenimiento es suficiente para que te rías un buen rato, ya sea en clave de negación total o en la loca idea de que, sí, la gente se gasta 42.000 dólares para reemplazar turbocompresores.

Los supercoches como el Veyron no solo son rápidos y geniales por un precio de un millón de dólares aproximadamente. Tienen mucho más, como el rumoreado cambio de aceite por 20.000 dólares en el Veyron debido a lo complejo que es llevarlo a cabo o el mantenimiento regular del vehículo que cuesta aproximadamente tanto como el automóvil promedio.

Imagen: Mecum

Bozi Tatarevic encontró recientemente documentos de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos para Road and Track que reducían los costes de repuestos y mano de obra en el Veyron y, como el Veyron en sí, siguen siendo astronómicamente caros. Las piezas enumeradas en los documentos de la EPA varían desde 9 dólares los sensores de posición hasta un tanque de combustible de 20.000 dólares, aunque la mano de obra es donde las cosas se ponen realmente feas.

Imagen: Mecum

Advertisement

Solo uno de los reemplazos en los documentos de la EPA tiene menos de cuatro dígitos en términos de mano de obra, y la mano de obra para reemplazar el módulo de control del tren motriz cuesta $ 680. Luego está la mano de obra para reemplazar el tanque de combustible de $ 20,000, que es el precio de un auto real a $ 23,000. Aquí hay más, de Road and Track:

El colector de consumo se vende en tres partes, con las partes superiores para cada banco a razón de 4.000 dólares la pieza, mientras que el colector de consumo más bajo cuesta 2,000. El trabajo para reemplazarlo aparece como 1.800 dólares. En comparación, un colector para el Lamborghini Huracan llega a poco más de 1.200 dólares, y uno para algo un poco más común, como un Corvette, es de aproximadamente 220 dólares.

El motor W16 en el Veyron está alimentado por cuatro turbocompresores y, como era de esperar, son algunos de los artículos más caros de esta lista de piezas. De acuerdo con los precios que se enumeran, cuesta 6.400 dólares reemplazar cada turbo individual, y la mano de obra involucrada llega a alrededor de 9.000 dólares. ¿El precio total de la reparación? Más de 21.000 dólares por lado. Los turbocompresores alimentan aire a un par de refrigeradores de aire de carga que cuestan 9.000 dólares, y la mano de obra para ello cuesta 2.000 dólares por refrigerador. La clave es conseguir que ambos se reemplacen al mismo tiempo, porque la mano de obra para el par se reduce a 2.200 dólares.

Advertisement

Desde Road and Track tiene muchos más desgloses de los costes en este enlace, en caso de que necesite editar tu lista de presupuestos del “Bugatti Veyron Usado”, ya sabes, para futuribles referencias.