Independientemente de la opinión de cada cual sobre Apple o sobre el propio Steve Jobs, el fallecido líder de Apple era un CEO increíblemente prolífico y conocido internamente por su inagotable actividad. Estas son algunas de las costumbres de trabajo que hicieron a Jobs tan productivo.

Advertisement

Jobs era una persona complicada y, por cada idea genial que tuvo, se le ocurrieron un mont√≥n de malas ideas. Su estilo de gesti√≥n era la confrontaci√≥n, y su autoritarismo y poco tacto eran de sobra conocidos en Apple. En esencia, no era una persona con la que fuera sencillo ni agradable trabajar. Sin embargo, logr√≥ cambiar la cara de la compa√Ī√≠a y los mercados en los que trabajaba, y todos podemos aprender algo de algunas de sus costumbres.

Librarse de lo accesorio y centrarse en lo que importa

Advertisement

Cuando Jobs regres√≥ a Apple en 1997, uno de sus primeros movimientos como CEO fue reducir el n√ļmero de productos que la compa√Ī√≠a ten√≠a a la venta. De ah√≠, fue introduciendo nuevos dispositivos, pero siempre con la simplicidad en mente. No solo lo aplic√≥ a Apple. Jobs tambi√©n aconsej√≥ a Nike que revisara su cat√°logo y se librara de lo menos importante.

Este principio de Jobs puede ser aplicado muy fácilmente a la vida diaria. Si tienes demasiado trabajo, quizá es necesario empezar diciendo no más a menudo. Deshazte de las actividades que no aportan nada a tu vida o a tu carrera y céntrate en lo que realmente importa.

Delega responsabilidades

Advertisement

Centrarse en lo que importa es más fácil de decir que de hacer. La manera que Jobs tenía de llegar a este ideal era delegar y asegurarse de que cada cual estuviera haciendo solo aquello que debía hacer y nada más. Durante las reuniones en Apple, Steve asignaba numerosas tareas y hacía a la gente responsable de ellas.

Para lograr los mejores resultados en el trabajo, es preciso abandonar la multitarea extrema y concentrarse en una √ļnica tarea. Cuantas m√°s tareas se deleguen en personas capacitadas para ello, m√°s tiempo nos quedar√° para centrarnos en lo importante.

Vive m√°s experiencias vitales

Centrarse en nuestra tarea no implica que debamos cerrarnos a todo lo dem√°s. En su famoso discurso de la Universidad de Stanford, Jobs recuerda la importancia de mirar continuamente alrededor para ampliar el n√ļmero de nuestras habilidades.

Advertisement

Cuando estudiaba en Stanford, Jobs se apunt√≥ a un curso de caligraf√≠a y tipograf√≠a. Lo que aprendi√≥ no le fue de utilidad inmediatamente, pero a√Īos m√°s tarde, cuando dise√Īaba el primer Mac, aplic√≥ lo que hab√≠a aprendido a la hora de definir las tipograf√≠as de aquella computadora.

Jobs profundiza en la idea de creatividad en una entrevista a Wired, y la define como el arte de hacer conexiones. Aplicado a la pr√°ctica, cuantas m√°s experiencias tengamos, m√°s y mejor podremos enriquecer nuestro trabajo.

Eval√ļa tu vida cada d√≠a y haz los ajustes necesarios

Advertisement

En el mismo discurso de Stanford, Jobs subrayaba su mayor fuente de motivación en la vida: la muerte. Suena bastante siniestro, pero lo que quería decir era que valoremos cada día nuestra actividad y nos preguntemos si realmente es lo que queremos hacer. Si la respuesta es no durante muchos días seguidos, conviene revisar nuestras expectativas. Siempre hay días negativos, pero si los días en los que no queremos estar haciendo algo superan aquellos en los que sí nos sentimos plenos con nuestra actividad, algo falla y quizá es hora de dar un giro a nuestra carrera.

Fotos: Mackenzie Kosut, A2gemma, and Clare Bell.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)