Se confirma lo que os contamos por aquí hace unas semanas, descubierto por nuestros compañeros de Kotaku: la próxima Xbox de Microsoft podría requerir estar siempre conectada para jugar. Además, sería necesario, sí o sí, instalar los juegos en la consola. Una vez hecho, es posible que los discos de los juegos ya no sean necesarios para acceder al contenido.

La filtración esta vez corre a cargo de VGLeaks, que ofrece pantallazos de un kit de desarrollo de la que se supone será la próxima Xbox, con nombre provisional de Durango.

Según esta información, la nueva consola tendrá un disco duro con capacidad suficiente para albergar "numerosos títulos". Especifican también que "no se podrá jugar desde el disco óptico". Es decir, parece que una vez instalado el juego, los discos ya no servirán de mucho, o nada.

El hecho de que la próxima Xbox necesite estar siempre conectada a Internet para jugar podría indicar también, como antes reportado, que un nuevo sistema de activación impedirá utilizar juegos de segunda mano.

Habrá que ver qué se cumple y que no. Es importante mencionar que los pantallazos obtenidos por VGleaks corresponden a 2012, por lo que es posible que desde entonces Microsoft haya descartado esa (u otra) posibilidad de no utilizar juegos usados. Quizás sería una decisión un tanto drástica. Veremos. [ [VGLeaks]