Motorola está en racha. La compañía ha renacido bajo el mando de Lenovo con un objetivo claro: ofrecer smartphones con especificaciones potentes a un precio ajustado. Hemos hablado con su presidente mundial, Rick Osterloh, y no se ha mordido la lengua. ¿Su opinión sobre los móviles curvos? Un gimmick.

Advertisement

En Gizmodo en Español hemos hablado con Rick Osterloh, presidente mundial de Motorola, durante un encuentro con medios en el Mobile World Congress. No hubo mucho tiempo, pero Osterloh no se cortó a la hora de hablar de móviles de pantallas curvas como el Samsung Galaxy S6 o el LG G Flex 2: son un gimmick, dice, inventos que solo sirven para sacarte más dinero. En sus propias palabras.

Creo que mucha gente en la industria está aumentando los precios sin ofrecer nada a cambio. Cosas como las pantallas curvas son realmente gimmicks. Si miras a lo que están haciendo otros fabricantes con eso, es subir los precios, y nosotros vamos justo en el camino contrario. Creemos que la industria está yendo en el camino equivocado para los consumidores. Ellos necesitan que la buena tecnología baje en precio, no lo contrario.

Difícil argumentar contra eso, aunque por supuesto es un mensaje que refuerza la estrategia de Motorola: móviles sólidos y baratos, sin tonterías.

Advertisement

Durante el encuentro, Osterloh también habló del Apple Watch frente al Moto 360 pero esta vez sin mojarse. "La decisión de hacer un smartwatch lo más parecido a un reloj de verdad, con un cuerpo circular, la tomamos nosotros primero. Apple ha decidido hacerlo diferente". Este tal vez sea un argumento más discutible, después de todo el diseño en los smartwatches es ahora mismo solo una pequeña parte del éxito. Fallan las funciones, la utilidad en sí del reloj. De hecho, el Moto 360 es probablemente el reloj Android Wear mejor diseñado y, aún así, no es ningún exitazo de ventas.

La compra-venta por parte de Google, ¿un error?

Advertisement

Osterloh quiso también aclarar qué ocurrió realmente con la venta de la compañía a Lenovo por parte de Google. Nada realmente nuevo, pero sí una confirmación interesante: Google, efectivamente, tuvo que decidir entre cabrear a todos los fabricantes de móviles que estaban impulsando Android, o vender Motorola, dejar de competir son sus aliados, y seguir siendo una plataforma. La venta fue un acierto, lo que indica que la compra tal vez no tanto, aunque Rick asegura lo contrario:

Comprar Motorola creo que fue un movimiento brillante de Google. Ellos tenían que asegurarse de que Android era un ecosistema justo. Al principio hubo muchas batallas de propiedad intelectual y las patentes de Motorola permitieron a Google defender Android. En el momento de la compra, Motorola estaba en un declive muy importante. Pasar a ser parte de Google permitió solucionar eso.

Y sobre la venta a Lenovo:

Alcanzamos un punto en el que Google tuvo que decidir si seguir siendo una compañía de hardware o un ecosistema, y Google tomó la decisión de mantener Android neutral, que es lo que siempre dijeron que harían. Lenovo es ahora el dueño perfecto para esta compañía. Nosotros tenemos que crecer, y Lenovo entiende muy bien cómo gestionar una compañía de hardware. Por ejemplo, acabamos de volver a entrar en China, algo que no podíamos hacer con Google.

Advertisement

En la operación, como apuntamos hace tiempo, tal vez quien salió realmente perdiendo fue Google. Pagar 12.500 millones de dólares por una compañía cuyas patentes en realidad no fueron tan decisivas para luego tener que venderla no se antoja como una gran operación. Lo que sí parece claro es que, un año después de la venta, Motorola ha renacido más fuerte que nunca. Y con Lenovo de la mano puede conquistar el mercado con el que todos sueñan: China.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)