No llega a dos minutos de secuencia, pero el minuto y cuarenta segundos de este cortometraje son absolutamente brillantes. Lo que se ve: el amanecer en Muscle Beach (Venice, California) desde un dron, en un vuelo que fue filmado en una Ășnica y asombrosa toma. Si tienes que ver algo hoy, que sea esta pequeña joya.

Para ello, Robert McIntosh utilizó un dron muy pequeño que recorre parte de un lugar que todos hemos visto cientos de veces en el cine. Muscle Beach se encuentra a unos kilómetros de Venice, justo al sur del embarcadero de Santa Mónica, hogar de esos culturistas que tanto ha retratado el séptimo arte.

Por cierto, la pieza se llevó dos premios en Los Angeles Drone Film Festival celebrado el pasado mes de diciembre. McIntosh cuenta que la estabilización del metraje en bruto no fue nada fåcil, y que para ello utilizó ReelSteady para Adobe After Effects. El resultado es una pequeña obra maestra. [Vimeo]