Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Esta es la típica situación que un veterinario jamás pensaría que tiene que hacer a excepción de un lugar en la tierra. Una familia australiana lleva a su mascota al doctor porque se ha tragado una toalla de playa. Se necesito un equipo completo de médicos para sacar con seguridad la enorme pieza de tela a una pitón.

El vídeo que se ha hecho viral este fin de semana nos muestra la técnica que emplean los veterinarios para poder arrancar del estómago de una pitón de 18 años y tres metros de largo la preciada “presa”.

Advertisement

Al parecer, esta clase de serpiente están creciendo en popularidad como mascotas en Australia. Se trata de una especie nativa de una pequeña región de las selvas tropicales del noroeste australiano que vive en árboles, generalmente alimentándose de presas vivas como roedores y pájaros.

Quizás así se entienda la sorpresa de los veterinarios al encontrarse una pitón cenando una toalla. Antes de la operación para extraerla, el equipo la anestesió y llevó a cabo una radiografía del animal inconsciente, confirmando que el comienzo de la toalla estaba a aproximadamente 1 metro de la boca. Luego, usando un endoscopio flexible, una herramienta común utilizada en cirugía humana para evaluar el tracto digestivo superior, encontraron la masa de la tela y lograron sujetarla con unas pinzas largas y delgadas antes de sacarla por completo. 

Afortunadamente, esta familia australiana vuelve a tener en casa a su querida mascota. “Estamos felices de informar que tanto la pitón como la toalla de playa han vivido para ver otro día”, explicaban con cierta guasa los miembros del departamento de SASH Avian and Exotics. [ScienceAlert]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter