No estás solo: la escena de la boda roja en Juego de Tronos hizo llorar a todo el reparto

La escena de la boda roja en Juego de Tronos es una de las más icónicas en la historia de la televisión.
Imagen: HBO

La escena de la boda roja de Juego de Tronos es una de las más icónicas en la historia de la televisión. El giro en la historia escandalizó al público, y en general provocó alguna que otra lágrima (aunque no lo quieras admitir) y quizás unos gritos. Pero puedes estar tranquilo: no fuiste el único que lloró.

Advertisement

En una nueva entrevista publicada por Entertainment Weekly, el reparto de la escena, el escritor George R.R. Martin y los directores hablan sobre la famosa escena en la cual Robb Stark, su esposa embarazada Talisa, su madre Catelyn Stark y sus seguidores son brutalmente asesinados por Walder Frey. Todo esto ocurre, por supuesto, justo mientras Arya Stark se acerca para intentar reunirse con su familia. No hubo reunión.

La escena, que se grabó a lo largo de cinco días en 2012, no fue lo único lleno de emoción, sin embargo, de acuerdo con la entrevista. Era un momento significativo porque era la última vez que muchos de los actores trabajarían juntos en Juego de Tronos.

“Fue la última escena que grabaríamos Michelle [Fairley, actriz que interpreta a Catelyn Stark] y yo en Juego de Tronos. Estábamos mentalmente agotados”, comentó el actor Richard Madden, que interpreta a Robb Stark. “Rompí a llorar, así como mucho del equipo de producción y los otros actores. Era muy emocional”.

El hecho de ver a todos del plató llorando no descolocó a los directores o los responsables del capítulo. De hecho, David Nutter, el director del capítulo, comentó sobre la reacción que provocó el momento en el cual Robb Stark se acerca a Talisa y la ve muriendo.

Advertisement

“Es un actor increíble, y lo estaba haciendo genial. Recuerdo que escuché que alguien estaba llorando”, afirmó Nutter. “Eran las personas que trabajaban en pelo y maquillaje. Pensé, ‘Si podemos hacer que nosotros mismos sintamos algo mientras [grabamos], entonces eso se verá en la pantalla’”.

Advertisement

Le pasó algo parecido a David Benioff, el showrunner, o responsable de la serie. Benioff recuerda que cuando se giró a hablar con la responsable del guión después de que Robb Stark muriera, dijo “fue una buena toma”, y vio que la responsable no podía dejar de llorar.

“Es algo agridulce. Estás provocando tristeza en todas estas personas. Pero por otro lado, esa es la idea. Si hubiéramos grabado la boda roja y nadie se hubiera emocionado, hubiera sido un fracaso”, afirmó Benioff.

Advertisement

Sin embargo, hay personas que tuvieron que tener cuidar cuando lloraban, como la actriz Oona Chaplin, que interpretó la esposa de Robb Stark.

Advertisement

“Yo estaba llorando aunque estaba muerta”, comentó Chaplin. “El director tuvo que venir [y decir]: ‘Oona, necesito que dejes de llorar, los muertos no lloran. Estás muerta, así que solo compórtate como una muerta’”.

Solo dios sabe cuánto lloraremos y gritaremos con la octava y última temporada de Juego de Tronos, que se estrenará el 14 de abril.

Advertisement

[Entertainment Weekly y Mashable]

Share This Story