Nokia acaba de presentar los resultados de su primer trimestre del año. Hay luces y sombras, pero cada vez más luces, aunque todavía sea de forma tímida. Lo bueno: la finlandesa aumentó un 27% las ventas de móviles Lumia, hasta los 5,6 millones, cifra récord hasta la fecha. En total ya ha vendido 20 millones de Lumias. ¿Lo malo? Tras el último trimestre en positivo, ha vuelto a las pérdidas, pero son relativamente pequeñas: 150 millones de euros. Nokia, al fin, coge aire.

Pese a las luces, no hay que engañarse, la situación de la compañía sigue siendo comprometida. De momento no se ha visto una mejora drástica, pero tampoco un empeoramiento preocupante. La senda es más bien de una lenta y gradual recuperación. Está por ver si lo suficientemente rápida para que la firma no se ahogue financieramente.

Advertisement

Las ventas de smartphones, tanto en ingresos como en unidades, volvieron a descender a dobles dígitos respecto al trimestre anterior, pero las caídas no son tan abultadas. Nokia vendió 6,1 millones de smartphones el pasado trimestre (de los cuales 5,6 fueron Lumias), una caída del 49% respecto al mismo periodo del año pasado, pero un aumento del 6,6% respecto al trimestre anterior. Es decir, poco a poco, trimestre a trimestre, va mejorando.

Respecto a los ingresos en la unidad de móviles, Nokia obtuvo 1.164 millones de euros entre enero y marzo, un 32% menos sobre al año pasado, pero solo un 5% de caída frente al trimestre anterior, el 4º de 2012, que generalmente suele ser el más fuerte del año. Por tanto, resultados medianamente positivos.

¿Suficiente para lograr que Nokia regrese al top-5 de los fabricantes? De momento es mucho decir, pero la transformación de Nokia desde luego está empezando a dar frutos. [Nokia]

Advertisement

Foto: AP