Imagen: Observatorio Europeo Austral / M. Kornmesser

El 19 de octubre de 2017, el telescopio Pan-STARRS1 de la isla de Maui en Hawaii detectó un tenue punto de luz moviéndose rápidamente por el cielo. Parecía un asteroide cualquiera hasta que los astrónomos estudiaron su órbita y descubrieron que se trataba de un visitante del espacio interestelar.

Es la primera vez que se observa un objeto que proviene de otra estrella. Los astr√≥nomos creyeron inicialmente que era un cometa, pero hab√≠a pasado por su punto m√°s cercano al Sol en septiembre y no mostraba ning√ļn signo de actividad. Fue clasificado oficialmente como un asteroide interestelar en noviembre y recibi√≥ el nombre de 1I/2017 U1 ‚ÄėOumuamua, que en hawaiano significa ‚Äúun mensajero de lejos que llega primero‚ÄĚ.

Advertisement

Los investigadores tuvieron que actuar r√°pido. ‚ÄėOumuamua hab√≠a emprendido su camino de vuelta al espacio interestelar y pronto dejar√≠a de ser visible. El Very Large Telescope fue llamado a la acci√≥n y el Observatorio Europeo Austral puso su mirada en el asteroide. Lo que descubrieron fue igual de sorprendente: ‚ÄėOumuamua no se parec√≠a a nada que hubieran visto.

Combinando im√°genes de varios instrumentos, el Instituto de Astronom√≠a de Hawaii descubri√≥ que el brillo de ‚ÄėOumuamua variaba dr√°sticamente por un factor de diez a medida que giraba sobre su eje cada 7,3 horas. Una variaci√≥n inusualmente grande que indicaba que el objeto es muy alargado: alrededor de diez veces m√°s largo que ancho, con una forma muy compleja.

‚ÄėOumuamua es un objeto denso y oscuro, posiblemente rocoso o con un alto contenido de metal. Se estima que mide al menos 400 metros de largo y viaja a una velocidad vertiginosa de 95.000 kil√≥metros por hora. Podr√≠a haber deambulado cientos de millones de a√Īos por la V√≠a L√°ctea antes de este encuentro fortuito con el sistema solar, y de hecho tiene la superficie enrojecida por efecto de la radiaci√≥n c√≥smica que ha recibido en su largo viaje.

Advertisement

Los astr√≥nomos creen que este tipo de asteroides interestelares pasan a trav√©s del sistema solar interior aproximadamente una vez al a√Īo, pero son tan tenues y dif√≠ciles de detectar que nunca hab√≠amos visto uno hasta ahora, gracias a los potentes telescopios topogr√°ficos modernos como Pan-STARRS.

[ESO vía NASA]