Por mucho que hablemos de ellas, no se van a convertir antes en realidad. Es lo que ocurre ahora mismo con las pantallas flexibles. Seg├║n una de las compa├▒├şas que m├ís sabe de esto, pasar├ín todav├şa varios a├▒os antes de que aterricen en smartphones, tabletas y otros equipos. Corning Glass, la firma detr├ís del incre├şble Willow glass, apunta a un m├şnimo de tres a├▒os para que las primeras pantallas flexibles y plegables lleguen a las tiendas en forma de gadget.

En una entrevista con Bloomberg, el presidente de Corning Glass Technologies, James Clappin, ha asegurado que m├ís que un problema tecnol├│gico, se trata de uno de uso. "La gente no est├í acostumbrada a utilizar pantallas que se puedan enrollar. La habilidad de las compa├▒├şas para utilizar esta capacidad y hacer un producto es limitada", dijo.

Varios fabricantes, entre ellos Apple, han tenido acceso a Willow Glass desde el pasado junio, dice Clappin. Sin embargo, la naturaleza del material (l├íminas de cristal que se pueden plegar y enrollar) hace dif├şcil crear un nuevo producto que sea aceptado por los consumidores. Ser├şa tan incre├şblemente diferente a lo actual que todo es posible: revoluci├│n o fracaso absoluto. Y quiz├ís nadie se quiera arriesgar ahora mismo.

Por supuesto, es posible que Willow Glass no est├ę todav├şa a la altura y sean necesarios m├ís a├▒os de desarrollo tecnol├│gico. Sea como fuere, no lo sabremos hasta al menos dentro de tres a├▒os. [Bloomberg]