Sí, yo soy el primer sorprendido, pero resulta que remojar los platos con agua antes de meterlos en el lavaplatos no solo no hace que queden más limpios. El efecto puede ser justo el inverso. La razón es incluso más sorprendente: los lavavajillas funcionan mejor con los platos sucios.

La intuición nos dice que si remojamos los platos la suciedad se reblandecerá y el lavavajillas tendrá menos problemas limpiando, ¿no? La realidad, sin embargo, es que si nuestro lavaplatos es moderno (cinco años o menos) lo único que estamos consiguiendo es que el lavaplatos se esfuerce menos en limpiar la vajilla.

La razón de esto es doble. Por un lado, las máquinas modernas tienen sensores que analizan la suciedad de los platos que metemos y ajustan los ciclos de lavado en consonancia. Si los platos que metemos están ya medio limpios, el lavaplatos simplemente los lavará menos. La segunda razón es que las partículas de detergente necesitan algo de suciedad a la que aferrarse para hacer bien su trabajo. Están diseñadas para adherirse a la grasa y expandirse en un efecto cascada. Si el plato está limpio las enzimas del detergente simplemente pasarán por encima. Tanto los fabricantes de detergentes como Procter & Gamble como los de equipos de lavado como Whirlpool coinciden en esto. Si el ciclo del lavavajillas incluye prelavado no sirve de nada que lo hagas a mano.

Advertisement

Foto: Rawpixel

Si fuerzas el lavaplatos para que los sensores no trabajen y los platos pasen por el ciclo completo y mas largo de lavado desde luego que saldrán limpios, pero la mala noticia es que estarás gastando muchísima agua. Según Consumer Reports, un lavavajillas moderno medio gasta entre 11 y 18 litros de agua en cada lavado. Están diseñados precisamente para gastar poco. Aclarar los platos a mano con el grifo abierto consume alrededor de 100 litros de agua.

Advertisement

¿Qué hacer entonces? Lo único que hace falta es limpiar los platos en seco para eliminar los trocitos grandes de comida pegada que pueden atascar el lavaplatos si los dejamos ahí, Con pasar un cepillo o un paño desechable en seco basta. [Consumer Reports y Good Housekeeping vía Mental Floss]