Si tienes un tercer pez√≥n tranquilo, no eres ning√ļn bicho raro. Bueno, quiz√°s un poco‚Ķ El nombre cient√≠fico de lo que tienes es pez√≥n supernumerario y es algo m√°s com√ļn de lo que parece.

La mayor√≠a parecen peque√Īos lunares, aunque hay otros que son claramente pezones y hay incluso algunos que pueden llegar a lactar durante el embarazo.

La mayoría de los mamíferos solo desarrollamos dos, que se encuentran a lo largo de lo que se conoce como línea mamilar: una línea que va desde los pectorales hasta la ingle. En nuestra fase embrionaria algunas células se agrupan a lo largo de esta línea mamilar y con el paso del tiempo se acaban convirtiendo en dos pezones. Lo normal es que las células restantes desaparezcan, pero a veces eso no ocurre y aparece otro pezón.

Pero incluso estos pezones extras pueden crecer fuera de la l√≠nea mamilar. Pueden surgir en tus brazos, en tus piernas y hasta en tu cara. De hecho existe una clasificaci√≥n seg√ļn el tama√Īo, la forma y el tejido que acompa√Īa a tus pezones: desde una mama completa con pez√≥n, a un pez√≥n sin areola o incluso solo un peque√Īo grupo de pelos. Existen hasta 8 tipos diferentes y, por si est√°s interesado, el n√ļmero 6 de esta clasificaci√≥n es el m√°s com√ļn.

La tabla de Kajava clasifica los pezones en función de las alteraciones que presentan.
Ilustración: Julio Cerezo

Advertisement

En principio no tienes por qué preocuparte, ya que desde el punto de vista clínico, tener un pezón extra tiene pocas repercusiones. Aunque han intentado asociar esto con algunas enfermedades, parece que todos los hallazgos han sido casualidad.

Por lo que a no ser que estés muy preocupado por su belleza estética, no pasa nada por dejarlo ahí.