Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Así funciona la terrible parálisis del sueño: cuando el cerebro se despierta antes que tu cuerpo

¿Alguna vez te has despertado y no has podido mover ni un músculo o soltar un solo grito? En ese caso, es muy probable que también hayas notado una “presencia” oscura cerca de ti, o quizás hayas llegado a sentir una fuerte presión en el pecho, como si te costase respirar. No, todo esto que te parece ver en realidad no es real. Pero no estás loco, es más común de lo que parece, y existe una explicación.

Cuando nos encontramos en la fase REM de nuestro sueño nuestra corteza cerebral se encuentra bastante activa: es el momento en el que comenzamos a soñar. En este mismo instante entran en juego dos potentes neurotransmisores, llamadados glicina y GABA. ¿Su función? Trabajar de forma conjunta para detener el movimiento de la mayoría de nuestros músculos. Lo que buscan es evitar que representemos nuestros sueños. Imagina lo que pasaría si nos moviésemos dormidos e hiciésemos todo lo que estamos haciendo en nuestro propio sueño.

Advertisement

Lo que ocurre cuando sufrimos una parálisis del sueño es que nuestra mente se despierta, pero nuestro cuerpo no. Como nuestros músculos siguen paralizados por estos dos neurotransmisores no podremos movernos ni emitir ningún sonido.

Y no solo eso: es muy habitual sufrir alucinaciones durante este tipo de episodios. Uno de los más habituales es sentir una presencia amenazadora en la habitación. También podemos notar cómo algo extraño nos oprime el pecho, o incluso podemos percibir cómo nos vamos separando de nuestro propio cuerpo.

La escultura del francés Eugène Thivier representando la parálisis del sueño.
Imagen: Wikipedia CC
Advertisement

Muchas veces se trata solo de casos aislados, provocados por el estrés, la falta de sueño o el jet lag, por lo que dormir adecuadamente eliminará casi por completo este problema.

Sin embargo sí que puede aparecer de forma periódica en pacientes que sufren de narcolepsia, depresión o ansiedad. También existen casos en los que la parálisis del sueño es un síntoma que se hereda de otros familiares, pero es muy raro que esto ocurra.

Advertisement

Pero puedes estar tranquilo, a pesar de que puedan dar mucho miedo este tipo de episodios, no suponen ningún peligro para nuestra salud, y desaparecen tras unos pocos segundos.

Así que, si te vuelve a ocurrir, recuerda que unos hábitos saludables de sueño son tu mejor aliado, y que las alucinaciones están solo en tu cabeza.

Share This Story