Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por qué algunas réplicas de armas de fuego tienen la punta de color naranja (y por qué no deberías quitársela)

Réplica del fusil Crimson Lancer MK3 de Gears of War 5
Foto: Shinestar

Hoy he recibido un correo sobre una réplica del fusil Crimson Lancer MK3 de Gears of War 5 (sí, recibo correos un poco raros). El caso es que mientras admiraba el juguete me he fijado por enésima vez en un detalle: ¿Por qué tiene la punta del cañón de un llamativo color naranja?

No es la primera vez que veo esa antiestética punta de color naranja en una réplica de juguete, pero no siempre está ahí. Algunas réplicas carecen de ella, y la razón es bastante sencilla. Los fabricantes ponen esa punta naranja a las réplicas que de algún modo puedan ser confundidas con un arma de verdad. Es una simple medida de precaución. Si hay armas que no llevan esa punta es sencillamente porque su aspecto es demasiado extraterrestre como para que alguien las confunda con un arma de fuego real. Difícilmente alguien puede confundir la Needler de los Covenant de Halo con una pistola real.

Advertisement
A la Needler no le hace falta mucha punta naranja.
Foto: Amazon

La ley federal sobre armas en Estados Unidos establece que todas las armas de juguete que imitan armas reales a la venta en el país deben llevar la punta del cañón de color naranja para que la policía pueda distinguirlas fácilmente en caso de que alguien las empuñe por la calle. En algunos casos también se requiere que el cargador del arma sea naranja o lleve una banda de ese color. Paradójicamente, las armas de airsoft que imitan de manera mucho más convincente a las armas convencionales no requieren esa punta naranja. En España sucede bastante parecido. Según la Orden Ministerial de 29 de julio de 1978 sobre circulación, venta y tenencia de juguetes que pueden ser confundidos con armas de fuego, estos deben reunir los siguientes requisitos:

Tratándose de juguetes que no proyecten objeto alguno, la boca de fuego será bloqueada por un tapón rojo, de “zamark” o calamina, fundido al cañón y con una longitud interior igual al menos a la mitad del mismo, sobresaliendo un mínimo de tres milímetros al exterior.

La ley aplica solo a juguetes como el Crimson Lancer MK3 que no disparan nada en absoluto, pero ni la ley estadounidense ni la española (más sobre ella en este enlace) contemplan la punta naranja en armas de airsoft sencillamente porque la regulación sobre las réplicas de aire comprimido que disparan bolitas es mucho más restrictiva. En España las armas de airsoft deben estar registradas y no se pueden sacar a pasear por la calle sin que estén desmontadas o bien dentro de una funda o una caja según cada modelo. Solo se pueden usar dentro de los recintos destinados precisamente a jugar a Airsoft.

La ley estadounidense sobre la punta naranja se aplica al comercio de armas de juguete, y dista mucho de ser perfecta. Buena prueba de ello son casos como la reciente muerte de un adolescente que enarbolaba un arma de juguete con la punta naranja en la calle. La marca no evitó que la policía lo abatiera a tiros. También se han registrado casos de criminales auténticos que pintan de naranja la punta de armas de verdad para hacerlas pasar por juguetes.

Advertisement

Fuera de esos casos tan extremos, hay muchas convenciones de rol, cómics y cosplay que tienen sus propias normas sobre las réplicas que pueden confundirse con armas reales. En muchos casos también requieren la punta naranja. Por eso no es buena idea que la quites. Si simplemente vas a tener el arma en casa o solo quieres sacarte unas fotos con ella puedes tapar la antiestética punta naranja con cinta aislante. Para todo lo demás, mejor dejarla puesta.

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key