Image: Disney World (Maxpixel)

Si este verano tienes pensando acudir al parque de Disney en Orlando, que no te extrañe encontrarte con alguna zona con pollos. Resulta que los animales tienen un cometido muy claro: inspeccionar las zonas y exponerse a posibles “ataques” para que tú y el resto de visitantes estén más seguros.

Si has estado en Florida seguramente sabrás que sus habitantes se exponen frecuentemente a las plagas de mosquitos, en cambio, Disney World es una excepción. La zona, en medio de Florida, es un área extremadamente pantanosa, sin embargo, el parque parece estar ajeno al problema. ¿Cómo? Gracias, en parte, a los pollos.

Advertisement

Al parecer, y según se puede leer en la web de Reedy Creek, el organismo gubernamental propiedad de Disney para la propiedad en la que el parque se sienta:

Image: Wikia

Entre nuestros planes de acciones realizamos un seguimiento de las poblaciones de mosquitos y la actividad de los arbovirus con el fin de dirigir las operaciones de control de los insectos dentro del Distrito. Los mosquitos se recolectan, se cuentan e identifican por especies semanalmente de 70 zonas diferentes. Además, se diseca una muestra representativa de mosquitos para determinar su edad e identificar así su capacidad para transmitir enfermedades.

El Distrito actualmente alberga ocho bandadas de pollos centinelas. Los pollos se analizan semanalmente durante todo el año para detectar la presencia de anticuerpos contra virus transmitidos por mosquitos. Los resultados de la prueba ayudan a definir las actividades de control de mosquitos, como las frecuencias de pulverización y el tipo de tratamiento aplicado. Este programa ha sido un gran éxito para minimizar las preocupaciones que podrían afectar sustancialmente al público.

Advertisement

Así que ya ven, en algunas zonas de Disney World hay grupos de bandadas de pollos que se mantienen expectantes a posibles ataques de mosquitos para que los visitantes no los sufran.

Por cierto, Disney también practica algo llamado Integrated Bug Management. Liberan deliberadamente insectos “buenos” que se dan un festín con las larvas de los insectos “malos”. De esta forma, alrededor de 250.000 de estos insectos se lanzan cada año para ayudar a mantener baja las posibles plagas. [The Disney Blog]