Image: Wikimedia Commons

Hist√≥ricamente, muchas culturas dan por v√°lido aquello de que el rosa es para la mujer (porque posiblemente a ellas les gusta m√°s), y el azul se asocia al hombre (porque ellos lo prefieren). ¬ŅDe d√≥nde viene este mito y qu√© tiene de real?

Obviamente, esto no fue as√≠ siempre. Los historiadores piensan que esta asociaci√≥n de los colores por g√©nero comenz√≥ en alg√ļn momento a principios del siglo XX en el mundo occidental. Antes de esto, el rosa y el azul realmente no ten√≠an ninguna connotaci√≥n espec√≠fica de g√©nero, de hecho, hay numerosos ejemplos de hombres vestidos con trajes rosas y ni√Īas vestidas de azul.

Advertisement

Contrario a lo que se suele pensar, la asociaci√≥n se inici√≥ ‚Äúal rev√©s‚ÄĚ. Justo antes de la d√©cada de 1920, el rosa fue considerado por muchas gu√≠as como m√°s apropiado para los ni√Īos y azul para las ni√Īas, tambi√©n hay que decir que muchas personas ignoraron por completo las recomendaciones de g√©nero.

Una de las primeras referencias a este esquema de color original apareci√≥ en una edici√≥n de junio de 1918 de la publicaci√≥n Earnshaw‚Äôs Infants Department. ¬ŅPor qu√©? La raz√≥n era que el rosa, siendo un color m√°s decidido y m√°s fuerte, se ve√≠a m√°s adecuado para el ni√Īo, mientras que el azul, que es m√°s delicado, se asociaba para la ni√Īa.

Image: The Blue Boy (Thomas Gainsborough, 1779) (Wikimedia Commons)

Advertisement

Unos a√Īos despu√©s, en 1927, la revista Time imprimi√≥ un cuadro que destacaba los colores apropiados para cada sexo en ni√Īas y ni√Īos seg√ļn los principales grandes almacenes de la √©poca en Estados Unidos. Recomendaron a los padres que vistieran a los ni√Īos en color rosa y a las ni√Īas en azul. Entonces se pens√≥ que era buena idea, ya que si los padres segu√≠an por tradici√≥n este esquema de color, no tendr√≠an que comprar un guardarropa nuevo y un conjunto de accesorios para beb√©s en los colores ‚Äúapropiados‚ÄĚ con la llegada de un nuevo hermano o hermana.

Unos a√Īos despu√©s, poco antes del gran cambio, comenz√≥ a reinar el ‚Äúcaos‚ÄĚ en cuanto a colores y g√©neros. Por razones desconocidas, hacia 1940, durante la Segunda Guerra Mundial, los fabricantes de ropa decidieron que el rosa era para las ni√Īas y el azul para los ni√Īos.

Image: Wikimedia Commons

Advertisement

Luego se pas√≥ por una etapa, la de los 60 y 70, donde hubo cierta neutralidad, la cual se vio socavada con los avances en las pruebas prenatales donde los padres pod√≠an averiguar el sexo de su beb√© antes de tener que comprar ropa y accesorios. Una vez m√°s, los fabricantes y minoristas comenzaron a presionar con fuerza para lograr el fen√≥meno ‚Äúrosa para ni√Īas‚ÄĚ y ‚Äúazul para ni√Īos‚ÄĚ que contin√ļa arraig√°ndose en nuestra sociedad actual.

De aqu√≠ sacamos una de las claves, independientemente de si es o no real que los ni√Īos y las ni√Īas prefieran uno u otro color. Que hoy perdure esta asociaci√≥n es b√°sicamente el resultado de una t√°ctica de marketing. Si se lograba convencer al p√ļblico de que ser ‚Äúnormal‚ÄĚ en cuanto al g√©nero implicaba que necesitas comprar un determinado producto: cosm√©ticos, ropa de un color determinado‚Ķ. No solo vendes un producto, vendes el mismo producto de forma individual para cada persona. Si una familia promedio de los 80 la formaban 4 o 5 miembros, entonces consegu√≠an 4 o 5 productos iguales que variaban m√≠nimamente en cada hogar.

Image: Pixabay

Advertisement

Se ha sugerido que a los ni√Īos simplemente les gusta m√°s el azul y a las chicas el rosa, pero los estudios hasta la fecha que intentan averiguar si esto es cierto han arrojado resultados mixtos, excepto que muestran que la mayor√≠a de los humanos prefieren el azul al rosa, y el rosa es en realidad uno de los colores ‚Äúmenos favoritos‚ÄĚ del mundo adulto.

Lo cierto es que parece dif√≠cil que alg√ļn d√≠a sepamos si esto es verdad o no, principalmente porque es dif√≠cil realizar estudios a gran escala para determinar si los ni√Īos y las ni√Īas est√°n naturalmente predispuestos a un color u otro sin la introducci√≥n de sesgos de color aprendidos por nosotros los adultos.

Image: JeongMee Yoon/Museum of Fine Arts, Boston and Jenkins Johnson Gallery

Advertisement

La ciencia ha tratado de tumbar o no la aseveraci√≥n sobre el azul y el rosa. En el a√Īo 2007, una investigaci√≥n realizada en la Universidad de Newcastle en el Reino Unido pregunt√≥ a los adultos cu√°l era su color favorito. ¬ŅLa mayor√≠a de las mujeres eligieron el rosa, o el rojo? No. El color que destac√≥, tanto para hombres como para mujeres, fue el azul.

Sin embargo, las mujeres, en promedio, calificaron los tonos rojizos más que los hombres. Los autores especularon que esto se debía a que las mujeres cazadoras-recolectoras tradicionalmente tenían la tarea de recolectar fruta, por lo que podrían estar más en sintonía con los tonos rojizos de las bayas.

Image: MaxPixel

Advertisement

No est√° del todo claro por qu√© esto deber√≠a influir en sus gustos y aversiones. Tal vez podr√≠a conducir a mejores habilidades de discriminaci√≥n entre los diferentes tonos de rojo, pero hay un paso que falta en la l√≥gica. Dado que algunas bayas rojas son deliciosas y otras son venenosas, ¬Ņpor qu√© eso har√≠a que el rojo sea un color favorito?

Además, si las mujeres evolucionaran para preferir el rojo, esto debería ser universal, pero un estudio realizado en 2013 con el pueblo Himba en Namibia, descubrió que no había preferencia por los tonos rojizos entre las mujeres.

Lo cierto es que el debate sobre c√≥mo, exactamente, llegamos al punto donde algo tan imparcial como el color rosa parece estar impregnado de feminidad, probablemente perdurar√° durante mucho tiempo. La √ļnica gran verdad es que parece que los colores influyen en nuestro comportamiento mucho m√°s de lo que pensamos. Tanto, que si se tratas de vestir a un ni√Īo de dos a√Īos con un vestido rosa, todos pensar√°n que est√°n mirando a una ni√Īa... hasta que les digas que tienes un ni√Īo que viste de rosa. [BBC, Wikipedia, NPR, LiveScience]