Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por qué estos dos círculos son del mismo color aunque te parezca imposible

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: MIT

Es un clásico que hemos visto varias veces. Dos formas de colores idénticos se ven diferentes cuando se colocan en un fondo degradado. Ahora bien, ¿por qué demonios pasa esto? El ejemplo lo tenemos en la imagen de portada. Aunque no te lo parezca, los dos círculos son del mismo color.

Advertisement

Es un efecto conocido que ha sido explorado por los artistas durante siglos. Los estudios han llegado a la conclusión de que se trata de nuestra percepción de los tonos (y los colores) y cómo cambia según su contexto visual. Por tanto, si una forma está rodeada por algo oscuro, la percibimos como más brillante que si estuviera entre sombras más claras.

Ocurre que hasta ahora seguían existiendo preguntas sin responder.

Algunos científicos creen que este truco visual ocurre debido a que nuestros cerebros nos están proporcionando una interpretación de lo que nuestros ojos están detectando después de tener en cuenta la iluminación y las condiciones ambientales. Sin embargo, una nueva investigación arroja luz sobre el “engaño” de esta ilusión visual clásica, y viene a sugerir lo contrario.

Advertisement

Para ello, el equipo sometió a 27 estudiantes voluntarios a una serie de pruebas visuales diseñadas específicamente, incluida la presentación de imágenes sutilmente diferentes para los ojos de cada voluntario. Según escribieron los investigadores en su artículo:

Creamos una versión donde el lado que en realidad era de mayor luminosidad se percibía como más oscuro y viceversa.

Advertisement

Este fue uno de los ejemplos mostrados:

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Sinha et al., Vision Research, 2020
Advertisement

Según explicó el neurocientífico computacional Pawan Sinha del MIT:

Esto es lo contrario de lo que sucede en las pantallas de contraste simultáneas estándar, en las que un punto sobre un fondo oscuro parece más brillante que un punto sobre un fondo claro.

Advertisement

Tal y como cuentan, la luminancia, aunque no siempre somos conscientes de ello, contribuye a las estimaciones que hacemos del brillo, lo que sugiere que “no se requieren procesos de pensamiento de alto nivel para hacer este juicio entre los contrastes”, explican.

Los investigadores descubrieron que nuestras estimaciones de brillo ocurren muy temprano en nuestra ruta de procesamiento visual, incluso antes de que la información de ambos ojos se fusione en nuestros cerebros. Según Sinha:

Nuestros experimentos apuntan a la conclusión de que este es un fenómeno para el que el sistema visual viene preparado para hacer, desde el nacimiento.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Sinha et al., Vision Research, 2020

Finalmente, y para probar las implicaciones de los dos primeros estudios, a nueve niños de entre 8 y 17 años, que pudieron ver por primera vez después de una cirugía de cataratas, se les mostró la ilusión. Como explica Sinha:

La predicción era que si la estimación del brillo es realmente un mecanismo innato, justo después de que se inicie la vista en niños con ceguera congénita, deberían ser víctimas de la ilusión de contraste simultánea.

Advertisement

De hecho, fue exactamente lo que pasó. Solo 24-48 horas después de que se retiraron los vendajes quirúrgicos, los niños cayeron en la ilusión, lo que muestra que esta percepción no se aprende con el tiempo ni se ve influenciada por las experiencias pasadas. [Vision Research vía ScienceAlert]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter