Huesos de pene pertenecientes a perros. Foto: Wikimedia Commons

Originalmente, el pene de los seres humanos tenia hueso. Muchos animales como las morsas o los perros a√ļn mantienen esa caracter√≠stica, pero el ser humano la perdi√≥. ¬ŅPor qu√©? Un nuevo estudio apunta a una costumbre que naci√≥ hace 1,9 millones de a√Īos: la monogamia.

Advertisement

Para entender como la costumbre de tener una √ļnica pareja sexual acab√≥ con una parte del cuerpo que permit√≠a erecciones m√°s duraderas, primero hay que entender su funci√≥n. Kit Opie, del Colegio Universitario de Londres, explica que el tama√Īo del hueso del pene o b√°culo est√° directamente relacionado con una funci√≥n llamada intromisi√≥n prolongada que permite al macho de una especie mantener el sexo con la hembra m√°s tiempo para evitar que sea fecundada por otros. Opie a√Īade:

Más allá de una buena manera de pasar la tarde, la intromisión prolongada es una función evolutiva que evita que la hembra se separe y acabe teniendo sexo con otro macho antes de que el esperma del primero haya podido fecundarla.

A partir de esta funci√≥n, los investigadores analizaron la evoluci√≥n del hueso del pene a lo largo de diferentes especies de mam√≠feros incluyendo la nuestra. La conclusi√≥n es que el hueso del pene en los seres humanos desapareci√≥ hace alrededor de 1,9 millones de a√Īos, y la hip√≥tesis es que lo hizo precisamente debido a la monogamia.

Advertisement

Al no tener la presión de tener que mantener el contacto sexual durante más tiempo, el ser humano simplemente se deshizo de esa característica. En la actualidad, la duración promedio del coito entre la primera penetración y la eyaculación es de solo dos minutos en seres humanos. En el lado positivo, se cree que la monogamia también nos ayudó a reducir la tasa de mortalidad al reducir la incidencia de enfermedades venéreas que asolaban otras poblaciones como los Neandertales. [The Guardian, The Economist, The Conversation]