¿Cuándo fue la última vez que hiciste un amigo de verdad? No solo un conocido o un nuevo colega en el trabajo, sino alguien realmente cercano: el tipo de persona que llamarías en una emergencia. Si eres “viejo” como yo (más allá de los 30), es posible que notes que es más difícil que nunca hacer ese tipo de amistad para toda la vida. Aquí está el por qué y, también, por qué eso podría no ser tan malo.

Los sospechosos habituales: trabajo, familia, y muy poco tiempo

Todos sabemos las razones obvias por las que la amistad se detiene cuando nos hacemos mayores. Trabajamos semanas laborales de 50 horas, tal vez casándonos y teniendo hijos, asumiendo más responsabilidades… un cúmulo de circunstancias por las que tendremos menos tiempo que nunca para cualquier otra cosa.

En un estudio realizado por Real Simple and Families Work Institute, la mayorĂ­a de las mujeres entre las edades de 25 y 54 reportaron tener menos de 90 minutos de tiempo libre al dĂ­a, con un 29% con menos de 45 minutos de tiempo libre. Ni siquiera es tiempo suficiente para ver un episodio de Game of Thrones, y mucho menos para hacer nuevos amigos.

Advertisement

En un artículo famoso en el New York Times hace unos años, Alex Williams abordó esta crisis de amigos de la mediana edad diciendo que:

A medida que las personas se acercan a la mediana edad, los días de la exploración juvenil, cuando la vida parecía una gran cita a ciegas, se desvanecen. Los horarios se comprimen, las prioridades cambian y las personas a menudo se vuelven más selectivas de lo que quieren en sus amigos.

No importa cuántos amigos hagas, puede aparecer una sensación de fatalismo: el período para hacer “ mejores amigos”, de la forma en que lo hiciste en tu adolescencia o principios de los 20 años, ya casi ha terminado. Es hora de resignarse a amigos situacionales: tipo de amigos, por ahora.

Advertisement

Imagen: Wikimedia Commons

A lo largo de los años desde que me gradué en la universidad, conocí a muchas personas en el trabajo, en mi vecindario y en eventos de padres y profesores. Con la mayoría de ellos me llevo muy bien, y he intercambiado números de teléfono con algunos para planes de reunirnos algún día. Nunca funcionan. Parece que hay una barrera invisible para acercarse lo suficiente como para ser amigos, porque es bastante difícil estar en contacto con los amigos cercanos que tengo (a quienes conozco desde la escuela secundaria), y mucho menos probar y tratar de construir un relación cercana con alguien nuevo.

Advertisement

Williams escribe:

En estudios de grupos de pares, Laura L. Carstensen, profesora de psicología y directora del Stanford Center on Longevity en California, observó que las personas tendían a interactuar con menos personas a medida que avanzaban hacia la mediana edad, pero que crecían más cerca de los amigos que ya tenían.

Básicamente, sugiere, esto se debe a que las personas tienen un despertador interno que suena en momentos de la vida adulta, como la llegada de los 30. Recuerda que los horizontes de tiempo se reducen, por lo que es un punto para detener la exploración y concentrarse en el aquí y ahora.

Advertisement

Hacer amigos ya no es un requisito de supervivencia

Advertisement

La otra cosa que suele ocurrir a la hora de hacer amigos cuando somos más jóvenes, aunque quizás no siempre sea fácil, era algo así como una necesidad. Desde el momento en que estamos en el jardín de infancia hasta cuando nos graduamos de la universidad, la creación de amistades es una parte tan importante de nuestro desarrollo social y personal, que casi ni siquiera es opcional. Necesitamos hacer amigos para descubrir quiénes somos, dónde encajamos con nuestros pares, cómo manejarnos en situaciones sociales, y qué personas nos ayudarán con las partes difíciles para crecer como persona (cosas como lidiar con matones de clase o relaciones confusas).

Por supuesto, nunca pensamos en eso cuando hicimos amigos en la escuela. Fuimos indiscriminados, vinculándonos con amigos casi arbitrariamente. (¿Te sientas a mi lado durante horas en una clase aburrida de química? ¿También odias a cierto profesor o grupo de niños en la escuela?

Advertisement

Sin embargo, después de pasar años como adultos viviendo en el mundo real, ya no necesitamos nuevos amigos para descubrir cómo caminar sobre la cuerda floja repleta de presión de los compañeros o para desarrollar una mejor comprensión de nosotros mismos como individuos. Y cosas como la circunstancia pura y dura son menos propensas a desencadenar vínculos fuertes.

Qué puedes hacer al respecto

Imagen: Flickr

Advertisement

Para las personas que buscan hacer nuevos amigos, tal vez después de mudarse a una nueva ciudad, cambiar de trabajo o simplemente alejarse de viejos relaciones, puede ser especialmente desafiante. Todos están tan ocupados y es menos probable que tengamos las tres cosas que los sociólogos consideran necesarias para hacer amigos cercanos: la proximidad; interacciones repetidas e imprevistas; y un escenario donde las personas bajan la guardia y se confían unas a otras (como en la universidad).

ÂżSignifica esto que una vez que pasas los 30 deberĂ­as renunciar a toda esperanza de hacer un nuevo y verdadero amigo? Por supuesto que no.

Advertisement

Tracy Moore escribe en Jezebel que tal vez solo tenemos que cambiar nuestra actitud hacia la amistad:

Tal vez estás en una ciudad nueva con desconocidos; Tal vez tus viejos amigos son aterradores, no tienes idea de por qué pasaste la última década con ellos. De cualquier forma, debes pensar en hacer amigos a esta edad y en este mundo como un juego diferente.

Advertisement

Imagen: Pixabay

Y sĂ­, salir y socializar con personas que tienen intereses similares. AquĂ­ hay algunos ejemplos de todo el equipo de Lifehacker:

Advertisement

  • Usa servicios online que ofrecen salidas para todo, desde caminatas al aire libre hasta lecturas de poesĂ­a y/o fiestas de baile para niños. Uno de nuestros compañeros asistiĂł a una reuniĂłn de Dungeons & Dragons y terminĂł con un grupo de cuatro chicos con los que estuvo jugando a D & D durante los siguientes tres años.
  • Toma clases u otras actividades. Nuestro compañero Alan dice que conociĂł a mucha gente genial en una cata de whisky. Nada como comida y bebidas para unir a la gente.
  • Conoce gente en la iglesia. Como explica Joshua de forma jocosa, “las actividades de la iglesia están llenas de gente obligada contractualmente a ser tu amiga”.
  • Ăšnete a una liga deportiva (puntos de bonificaciĂłn: haz ejercicio regularmente).
  • Sal con tu perro. Nuestros lectores suelen decir que pasear a sus perros e ir a los parques les ha ayudado a conocer gente nueva.
  • Otras formas obvias pero aĂşn efectivas de salir incluyen el voluntariado, comenzar un nuevo hobby, unirse a un club de lectura o, por supuesto, viajar.

Advertisement

Imagen: Max Pixel

Una vez que hayas encontrado un amigo potencial, puedes superar la incomodidad de convertirlo en un amigo sugiriendo una actividad común y estableciendo reuniones regulares (por ejemplo, desayunos los domingos) para construir esa relación. Una de nuestras lectoras también nos ofrece este buen consejo:

Además, debes ser hospitalario. Organiza cenas y happy hours en tu casa donde las personas puedan sentirse cómodas y bajen la guardia.

Advertisement

SĂ­, construir amistades se parece mucho a las citas, y puede requerir mucho esfuerzo e inversiĂłn emocional.

Si eres una persona tímida como yo que realmente no suele llegar a las personas, aún existe un nuevo potencial de amistad (ya sea que te fuerces a ser sociable o no). Porque no importa en qué etapa de la vida te encuentres, hacer amigos también tiene mucho que ver con la suerte y la química, cosas que no puedes controlar y que pueden suceder cuando menos te lo esperas.

Advertisement

Un rayo de luz

Advertisement

A pesar de lo difĂ­cil y diferente que puede parecer hacer nuevos amigos, creo que hay al menos algunos beneficios al hacerlo cuando eres mayor:

  • Tus nuevas amistades probablemente se basen más en intereses compartidos, tal vez nuevos que no tenĂ­as cuando estabas en la escuela
  • No está limitado a hacer amigos solo en tu grupo de edad o, con el poder de Internet, incluso a tu área local
  • Tus amistades tambiĂ©n pueden ser más relajadas y sin la presiĂłn de antaño, porque todos saben que todos están lo suficiente abrumados.
  • Puede que aprecies más los extraños momentos que pasas con sus amigos (más que cuando estabas en la universidad y no hacĂ­as más que hablar)

Advertisement

De hecho, cuando tienes más autoconocimiento, la calidad de las amistades que haces (o renuevas) más tarde en la vida puede ser más rica que las casualidades de tus años escolares, incluso si estas amistades requieren más esfuerzo para cultivarse. Y al igual que las mejores relaciones, también pueden continuar creciendo con el tiempo.