Image: Repulse Bay (Wikimedia Commons)

Es posible que si no has viajado a Hong Kong se te pasara por alto que muchos de sus edificios y rascacielos cuentan con un agujero visible en alguna parte de la construcción. ¿A qué se debe este curioso detalle?

Repulse Bay es un complejo de apartamentos de lujo en Hong Kong, un complejo famoso entre los locales por el curioso agujero cortado en su fachada ondulada. No es el único. De hecho, a lo largo de la costa de la isla de Hong Kong se pueden encontrar múltiples propiedades con lagunas en el medio.

¿Por qué? Se rumorea que estos peculiares recortes existen para los propósitos del feng shui, un antiguo sistema chino para invocar felicidad y fortuna a través del entorno de un individuo. Se dice que tales agujeros actúan como puertas de entrada para los “dragones espirituales” que residen en las colinas detrás de las torres, ya que bloquear el camino de los dragones hacia el agua podría ocasionar desgracias a los residentes locales.

Por supuesto, existen razones que van más allá del feng shui. En algunos casos, como en el mismo Repulse Bay, su forma se debe simplemente a la estética vanguardista de un edificio que permita ver, por un lado las montañas, y por el otro el mar. No sólo eso, los agujeros proporcionan la entrada de luz, o influir en cómo un edificio se adapta a su entorno, o ser un símbolo de algo más significativo.

Advertisement

Además, en la década de 1980 los constructores comenzaron a construir filas de bloques de gran altura denominados “edificios de efecto muro”, lo que dio lugar a más agujeros añadidos al paisaje arquitectónico de Hong Kong. ¿Por qué?

Image: ThisParticularGreg

Este tipo de construcción surgió cuando el desarrollo de la propiedad comenzó a aumentar a medida que el gobierno lo priorizaba como un pilar del desarrollo económico. Dichos edificios fueron diseñados para exprimir tantas unidades como sea posible en un terreno para obtener mayores márgenes de ganancia.

Advertisement

A medida que se construyeron más de estas propiedades, la gente que vivía en los edificios aledaños comenzó a quejarse de que estaban bloqueando las vistas y la ventilación. Como resultado de ello, los constructores se vieron bajo presión. Unos años después, se aprobó un plan con un conjunto de directrices sobre ventilación de aire para proyectos de propiedad financiados por el gobierno.

Image: Flickr

Las regulaciones tuvieron un impacto cultural, y esas brechas entre edificios se convirtieron en norma (o compromiso, según el caso).

Advertisement

Así que los agujeros son una mezcla que abarca un poco de todo: razones puramente financieras, soluciones a espacios poblados, diseño y, por supuesto, algo de feng shui, edificios y rascacielos como puertas de entrada y salida para los dragones. [Vox]