Vale, solo llevamos dos días del nuevo año, pero la operación que la compañía de alquiler de coches Avis acaba de cerrar tiene todo el sentido del mundo: comprar ZipCar, la firma para compartir coches, por 500 millones de dólares.

ZipCar cuenta con más de 800.000 miembros registrados y una flota de 11.000 vehículos en 5 países: EE.UU., Canadá, Australia, España y Reino Unido. En abril del año pasado salió a Bolsa y desde entonces las cosas no le han ido muy bien, al menos en Wall Street: se ha dejado más de un 70% de su valor desde entonces.

Advertisement

Justo por eso Avis ha sacado ahora la cartera. La valoración de ZipCar había caído a un precio muy apetecible, demasiado como para dejarlo pasar.

Pero más allá de motivos financieros, la compra tiene un claro componente estratégico: el negocio de compartir coche por horas, o días, no ha hecho más que arrancar. Ya ha ocurrido con la música, el cine y todo tipo de contenido digital antes en soporte físico. Cada vez más consumidores preferimos el acceso a un servicio barato y de calidad en lugar de pagar por comprar el producto asociado. Antes eran CDs, libros de tapa dura o DVDs, ahora la tendencia escala hacia arriba a productos tradicionales de mayor coste.

En Europa la crisis nos ha convencido aún más del sentido de este comportamiento, hoy antes de comprar un producto pensamos mucho más qué antes si realmente necesitamos "tenerlo en propiedad" o solo "tomarlo prestado".

Advertisement

En España, por ejemplo, al igual que en EE.UU., o los países nórdicos, la explosión de servicios para compartir coche por horas es evidente. Pequeñas firmas locales como Respiro funcionan de maravilla: alquilas por horas, con gasolina, GPS y seguro a todo riesgo incluido. Y los 7,5 millones de euros que la francesa BlaBlaCar recibió el año pasado del gigante Accel Partners, entre otros, demuestran que está todo por hacer. A este y al otro lado del charco.

Avis es el primer "dinosaurio" del alquiler tradicional de coches que da el paso hacia el negocio online de ofrecer un servicio por horas a bajo coste, todo incluido. Me pregunto si Google no se meterá en unos años en este negocio. Y Hertz, Europcar y todas las demás: ¿a qué esperan?

Foto: Getty Images