Imagen: Gregory H. Revera (CC BY-SA 3.0)

La mayoría de nuestros lectores viven en el hemisferio norte, y a menos que hayas viajado hasta la otra punta de la Tierra, es posible que no sepas que desde el hemisferio sur, la Luna y otros astros se ven “al revés”, es decir, de forma invertida a como los vemos ahora. ¿Cómo es esto posible?

La respuesta es muy sencilla, y obviamente no significa que la Luna esté realmente al revés, lo que ocurre es que su orientación cambia dependiendo de si estás al norte o al sur del ecuador. Tal y como le explica a ScienceAlert Jake Clark, astrónomo de la University of Southern Queensland en Australia:

Desde nuestra perspectiva, la Luna y el cielo nocturno están rotados 180 grados en comparación con nuestros amigos del hemisferio norte. Por ejemplo, en el sur vemos el mar oscuro” Oceanus Procellarum “de la Luna en la esquina sureste en comparación con la esquina noroeste para un observador del norte.

¿Por qué? Porque físicamente en realidad somos nosotros los que estamos al revés en comparación con alguien que se encuentra en el hemisferio opuesto. El siguiente diagrama de ScienceAlert nos muestra lo que queremos decir:

Imagen: ScienceAlert

Y esto también se extiende a la Luna creciente. Dependiendo de dónde te encuentres en el mundo, tendrá diferentes rotaciones de la Luna. Según Clark:

La próxima vez que estés planeando un viaje de vacaciones a un país cerca del ecuador durante una luna creciente, cuando la Luna se ponga se verá como una cara sonriente.

Advertisement

Por cierto, esta también es una de las razones por las que existen tantos telescopios repartidos por el planeta, e incluso algunos en el espacio, ya que la vista de una estrella para un astrónomo desde el hemisferio norte puede diferir mucho de la de uno en el sur. [ScienceAlert]