Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Antes de que alguien diga aquello de “yo conozco hoteles que sí”, por supuesto, hay hoteles que siguen incluyendo la pasta de dientes, pero son una amplia minoría porque como veremos a continuación, la mayoría de los hoteleros se han dado cuenta de que tenerla es un auténtico dolor de cabeza.

Recuerdo que hace ya muchos años la mayoría de los hoteles contaba con pequeños tubos de pasta de dientes, y no sólo eso, también solían incluir un cepillo de usar y tirar para los huéspedes. Sin embargo, de un tiempo a esta parte parece que la mayoría se ha puesto de acuerdo para eliminarlo de los servicios.

Advertisement

La razón se debe a varios factores, aunque el principal es simple y llanamente el dinero. Para un hotel, incluso aquellos de máximo lujo, tener pasta de dientes en todas las habitaciones supone un coste prohibitivo. La pasta de dientes se trata como un medicamento en términos de regulaciones, y por tanto es cara. Además, según los hoteleros, la pasta no es un artículo lo suficientemente “aspiracional”, principalmente porque no existen marcas exclusivas de ella.

Por otra parte, la pasta de dientes no es un requisito para que los hoteles de lujo obtengan una calificación estrella. De hecho, dicha calificación pide “proporcionar dos tipos de jabón, champú, una botella adicional de loción bronceadora, un secador de pelo, un kit de costura y un gorro de baño”. La pasta de dientes es simplemente un “accesorio” sugerido, no obligatorio.

Forbes explicaba hace un tiempo que la cadena Marriot decidió eliminarlos porque eran demasiado costosos, tanto la pasta como los cepillos, pero además añadía otro plus. Al parecer, a los hoteles los clientes simplemente no les piden pasta de dientes con freccuencia, así que si el cliente no lo pide, no van a ser ellos los que añadan un coste (además caro) a la lista de productos.

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Pexels
Advertisement

En última instancia tenemos la logística y la propia presentación de las habitaciones. La pasta de dientes se ha considerado como un artículo que resulta difícil de presentar, pero más importante que eso, los empleados de limpieza de los hoteles disponen de un tiempo limitado para preparar la habitación a los nuevos clientes (normalmente unos 15-30 minutos).

Las pruebas durante estos años con pasta de dientes han indicado que son un auténtico dolor de cabeza. Y es que uno no se da cuenta de lo que el ser humano es capaz de ensuciar o hacer con una pasta de diente en la intimidad de una habitación ajena. [Bright Side, BravoTV, Quora, Forbes]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter