Abres un cajón, encuentras una pila alcalina y no tienes ni idea de si todavía sirve o ha perdido su carga. Todos hemos estado en esa situación, pero la solución es muy sencilla: deja caer verticalmente la pila contra una superficie dura. Si rebota varias veces, su carga se ha gastado y está lista para reciclar.

El ingeniero eléctrico Lee Hite explica en un vídeo de YouTube cuál es la base científica de este sencillo y viejo truco. Estas son sus palabras:

Una pila alcalina no recargable comienza su vida √ļtil con una mezcla compuesta de zinc en polvo y un gel de hidr√≥xido de potasio que hace de electrolito. Esta mezcla est√° separada mediante una membrana porosa de otra que contiene una pasta de polvo de di√≥xido de manganeso y carbono. A medida que la bater√≠a se desgasta, el polvo de di√≥xido de manganeso se convierte en √≥xido de manganeso, haciendo que los gr√°nulos de polvo se unan qu√≠mica y f√≠sicamente. La nueva consistencia es m√°s s√≥lida y hace que la bater√≠a tenga menos amortiguaci√≥n interna y, por lo tanto, rebote m√°s que cuando estaba completamente cargada.

Advertisement

En resumidas cuentas, que la densidad de la mezcla interna cambia, haciendo que el conjunto no tenga tanta amortiguaci√≥n. El m√©todo no es del todo preciso cuando la pila a√ļn tiene un poco de carga, pero es √ļtil saberlo para descartar las que est√°n completamente gastadas. La pr√≥xima vez que encuentres una pila en el caj√≥n y tengas dudas, d√©jala caer sobre la mesa. [Lee Hite v√≠a The Week]

Este otro vídeo explica el mismo concepto de una manera más visual.

Foto: Andrew Scherbackov / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)