Iustración: Angelica Alzona

¬ŅPor qu√© lloras? Esa es la pregunta que desespera a muchos padres a las tres de la ma√Īana y que no siempre es f√°cil de contestar. Un equipo de la universidad de Oxford ha desarrollado un dispositivo capaz de descartar al menos una posibilidad: que el beb√© llore porque le duela algo.

Advertisement

Los beb√©s pueden llorar porque tienen hambre o sue√Īo, porque simplemente quieren que los tengamos en brazos o, la posibilidad que m√°s asusta a los padres, porque sienten dolor. Los pediatras con m√°s experiencia suelen discernir eso por el tipo de llanto y la expresi√≥n del beb√©, pero es una ciencia que dista mucho de ser exacta.

Lo que la doctora Rebeccah Slater y su equipo en Oxford ha desarrollado es un dispositivo que analiza las se√Īales nerviosas del cerebro del beb√© asociadas al dolor. Para monitorizar la actividad no hace falta ninguna sonda invasiva. Tan solo hay que pegar un peque√Īo sensor en el cuero cabelludo del beb√©.

El electrodo ha probado ser eficaz en un grupo de reci√©n nacidos del hospital, e incluso funciona con beb√©s prematuros. El siguiente paso ahora es tratar de determinar si el dispositivo es capaz de diferenciar entre dolores agudos y dolores cr√≥nicos que sean m√°s leves. A√ļn es pronto para ver el invento en las farmacias, pero puede ser de gran ayuda en las secciones de maternidad de los hospitales. [Science Translational Medicine v√≠a New Scientist]