GIF: Ten Daily

¡Es un niño! ¡Está en llamas!

La policía de Australia ha presentado cargos contra un hombre de 30 años por conducir de forma imprudente después de que su coche se incendiara cuando grababa un vídeo para revelar el sexo de su bebé. Las imágenes capturadas con un dron muestran al hombre quemando rueda mientras una espesa columna de humo azul emerge de su vehículo.

Puedes ver al hombre conduciendo en una calle pública mientras otras personas lo graban y alientan. No pasa mucho tiempo antes de que su coche, un Holden Commodore negro, quede envuelto en llamas y el hombre tenga que abandonar el vehículo. No está claro quién es el dueño del dron que capturó la caótica escena, pero la policía de Queensland cedió las imágenes a la prensa australiana.

Advertisement

Puedes ver al hombre que conduce el automóvil escapando del vehículo cuando se prende fuego. Después vuelve a entrar cuando piensa que el fuego se ha extinguido. Se pueden ver llamas debajo del vehículo una vez más, lo que hace que huya de nuevo, pero otro observador se pone en el lado del conductor.

Lo que obviamente fue una mala idea:

GIF: Ten Daily

Advertisement

Los videos de quemar rueda o burnout parecen ser una forma especialmente popular de decirle al mundo el sexo de tu bebé en Australia. Hay otros vídeos similares en las redes sociales. Pero la policía está tratando de hacer correr la voz de que cualquier persona que sea sorprendida quemando rueda corre el riesgo de perder su licencia e incluso de ser encarcelada por conducir de forma imprudente.

Los vídeos para revelar el sexo del bebé se han convertido en un extraño rito para personas de entre 20 y 30 años que quieren compartir el género de sus hijos en redes sociales. No es la primera vez que un vídeo de estos ha causado estragos.

Advertisement

En 2017, un explosivo para revelar el sexo de un bebé causó un incendio forestal al sur de Tucson, Arizona, que quemó más de 19.000 hectáreas y causó daños equivalentes a ocho millones de dólares. Un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos inició el incendio accidentalmente disparando un rifle al objetivo, lo que causó una gran explosión. El agente se vio obligado a pagar $220.000 por el incidente, pero no perdió su trabajo.

El video australiano no dañó ninguna propiedad más allá del vehículo del hombre.