Si alguna vez has tenido la oportunidad de viajar en tren por JapĆ³n, es posible que hayas podido ver a travĆ©s de los cristales al conductor realizando todo tipo de gestos y seƱales con sus manos mientras lleva el aparato. ĀæQuĆ© demonios significa y cuĆ”l es el motivo?

El tĆ©rmino japonĆ©s para esta especie de ritual se conoce como shisa kanko, aunque tambiĆ©n existen variantes como shisa kakunin kanko y yubisashi kosho. Viene a ser algo parecido al tĆ©rmino en inglĆ©s ā€œpointing and callingā€.

Advertisement

Este extraƱo espectĆ”culo que todavĆ­a perdura en el paĆ­s asiĆ”tico se remonta a mĆ”s de un siglo en el tiempo, mĆ”s o menos a comienzos de 1900. Cuentan los libros de historia que todo comenzĆ³ a travĆ©s de un ingeniero y conductor de trenes de vapor llamado Yasoichi Hori, quien supuestamente estaba empezando a perder la vista.

Preocupado por haber recibido una seƱal por error, Hori comenzĆ³ a gritar preguntando por el estado de la seƱal al compaƱero que viajaba con Ć©l. Este Ćŗltimo le confirmĆ³ respondiĆ©ndole. Un tipo que trabajaba para la compaƱƭa de trenes vio la escena y le pareciĆ³ que era una forma excelente de reducir los posibles errores.

Advertisement

AsĆ­, en el aƱo 1913 esta ā€œllamada y respuestaā€ se codificĆ³ en un manual de ferrocarril denominado kanko oto. Las seƱales llegarĆ­an un poco mĆ”s tarde, hacia 1925.

La tĆ©cnica sirve como mĆ©todo de prevenciĆ³n de errores a travĆ©s de gestos y vocalizaciones. La teorĆ­a dice que al escuchar tu propia voz, y hacer uso de los mĆŗsculos de la boca y el brazo, estimulas tu cerebro para que estĆ© mĆ”s alerta. ĀæY funciona?

Imagen: Wikimedia Commons

Advertisement

SegĆŗn una investigaciĆ³n realizada en 1994 por el Instituto de InvestigaciĆ³n TĆ©cnica Ferroviaria de JapĆ³n, sĆ­. Los trabajadores a los que se les pidiĆ³ que completaran una tarea simple realizaron una media de 2,38 errores por cada 100 acciones cuando no se tomaron medidas especiales para evitar errores.

Sin embargo, cuando se les pidiĆ³ agregar una llamada o simplemente seƱalar, su tasa de error se redujo significativamente. Mejor aĆŗn, la tasa de error fue mĆ­nima cuando usaron ambos pasos a la vez, reduciĆ©ndolos a casi un 85%.

Esta es la historia de un mĆ©todo que ha acabado convirtiĆ©ndose en tradiciĆ³n (en un paĆ­s eminentemente tradicional). De hecho, el mismo se ha extendido a toda una gama de industrias y negocios japoneses. Y no sĆ³lo JapĆ³n, aunque no es muy comĆŗn en otros paĆ­ses, espacios como el sistema de metro de Nueva york tambiĆ©n lo han asimilado. [Wikipedia, JapanTimes]