Aunque hoy muchos lo saben, durante un tiempo fue una de las grandes leyendas y mitos sobre Coca Cola: “Dicen que si mezclas el refresco con caramelos Mentos se produce una reacción en cadena que termina en una peligrosa explosión”. No sólo es cierto, sino que tiene una explicación científica.

En los años 80, alguien comenzó a utilizar los caramelos de menta Life Savers para crear una especie de pequeños géiseres con gaseosa. Los tubos de caramelos se insertaban en un limpiador de tuberías y se dejaban caer en la bebida para crear la reacción.

Image: Wikimedia Commons

Posteriormente, a finales de la década de los 90, el fabricante Wintergreen Lifesavers aumentó el tamaño del caramelo y ya no cabía en la boca de las botellas de los refrescos. No pasa nada, los profesores de ciencias descubrieron que los famosos Mentos también tenían el mismo efecto cuando se los dejaba caer en una botella de Coca Cola (u otro refresco carbonatado).

Así pues, y llegados a este punto, ¿cómo demonios se da tal efecto?

Image: Wikimedia Commons

Advertisement

Ocurre que los Mentos tienen miles de pequeños poros en su superficie que interrumpen las atracciones polares entre las moléculas de agua, creando así miles de espacios de nucleación ideales para que las moléculas de gas en la bebida se congreguen.

Para dejarlo algo más claro, en términos no científicos significa que la superficie porosa crea una gran cantidad de zonas que permiten que las burbujas de dióxido de carbono se formen rápidamente en la superficie de los Mentos. Por eso si usas un Mentos de superficie lisa, no obtendrás la misma reacción.

Image: Superficie de los Mentos (Wikimedia Commons)

Advertisement

La flotabilidad de las burbujas y su crecimiento en tamaño hacen que las burbujas salgan disparadas de la zona de nucleación y suban a la superficie de la coca cola o refresco. Además, las burbujas continuarán formándose en la superficie porosa y el proceso se repetirá una y otra vez, creando o dando la sensación visual de una explosión de espuma.

En cuanto a por qué los refrescos “light” producen una reacción tan grande, esto se debe a que el aspartamo reduce la tensión superficial del líquido mucho más que el azúcar o el jarabe de maíz. También se puede aumentar el efecto agregando más surfactantes al refresco antes de agregar el Mentos, por ejemplo, agregando jabón para lavavajillas y agua.

Otro factor que contribuye al tamaño del “géiser” es la rapidez con que el objeto que causa la espuma se hunde en el refresco. Cuanto más rápido se hunde, más rápida puede ser la reacción y mayor el géiser. Una reacción más lenta puede liberar la misma cantidad de espuma, pero también un géiser mucho más pequeño.

Advertisement

Esta es otra razón por la que Mentos funciona mucho mejor que otros caramelos similares. Los mentos son objetos bastante densos y tienden a hundirse rápidamente en el líquido. Si los aplastas, no obtendrás casi la reacción. [Wikipedia]