Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Probamos la Sony ZV1, una compacta para vídeo tan fácil de usar que casi me convierte en youtuber

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Carlos Zahumenszky

No me gusta verme en vídeo y, en consecuencia, tampoco tengo muchos conocimientos de grabación. Ambas cosas no me hacen precisamente un buen candidato a youtuber, pero la Sony ZV1 es una cámara compacta para videobloggers tan fácil de usar que casi logra convertirme en uno.

Advertisement

Cuando digo casi me refiero por supuesto al videoanálisis en vídeo que acompaña a este post (ver más abajo), una excepción a mi norma de no salir delante de una cámara que era inevitable en un dispositivo tan eminentemente orientado al vídeo. Probablemente nunca vuelva a grabarme como lo he hecho con la ZV1, pero no será porque la pequeña compacta de Sony no me haya puesto el trabajo fácil (y hasta divertido). Veamos sus características.

Advertisement

Diseño

La Sony ZV1 se ha creado tomando como base el cuerpo de las RX100 y, de hecho, se parece mucho a modelos como la Sony RX100 VA, con la que comparte la apariencia y muchas características. Es una cámara pequeña, ligera y fácil de llevar a todas partes. El agarre que tiene no es malo, pero la cámara es tan pequeña que vas a sufrir manipulándola si tienes manos grandes. No hablemos ya si lo que buscas es sujetarla durante largos períodos para grabar vídeo.

Advertisement

De todos modos, el tamaño aquí importa poco, porque la idea no es que uses la ZV1 a pelo, sino con algún tipo de mango, o mejor aún, con un estabilizador de video bluetooth para dar a tus grabaciones un aspecto más profesional. En esta cámara usar un gimball es un requisito casi obligatorio. Como yo no tengo estabilizador, he usado un trípode Gorillapod a modo de palo para selfies. Un simple palo con un tornillo atravesado también hubiera hecho las veces.

Desde el punto de vista de hardware, la ZV1 introduce algunos cambios pensados expresamente para facilitar la vida a los creadores de vídeo. En la galería a continuación tienes una relación de esos cambios comparando el cuerpo de la nueva cámara con el de una RX100 VA.

Advertisement

El apartado de puertos es algo paradójico. Por un lado la cámara tiene puerto de entrada para micrófonos (algo muy bueno si quieres usar tu propio micro), pero no de auriculares. El detalle ya dice mucho del tipo de público al que va dirigida, que es gente que se graba a sí misma para YouTube (y no va a salir con los auriculares puestos).

Advertisement

El segundo detalle sobre el que no sé muy bien qué pensar es el puerto MicroUSB. Es cierto que la carga mediante MicroUSB nos garantiza poder recuperar batería de la ZV1 en cualquier lugar del mundo, pero un USB-C habría sido más rápido cargando y permitiría mayores velocidades de transferencia en el caso de enviar las fotos a una computadora que no tenga lector de tarjetas (no miro a nadie, Apple). Eso por no mencionar que el USB-C nos ahorraría (en muchos casos) llevar un cable extra. Bastaría con el del del móvil.

La rejilla que oculta los tres micrófonos intregrados de la Sony ZV1
La rejilla que oculta los tres micrófonos intregrados de la Sony ZV1
Foto: Carlos Zahumenszky
Advertisement

Hablando de transferencia, la ZV1 se puede conectar a móviles o computadoras vía cable, wifi, y Bluetooth. Para ello usa la aplicación Imaging Edge Mobile (gratuita para Android y iOS). Existe una versión de Imaging Edge para Windows 10 y Mac Os que permite usar la cámara de forma remota y editar RAW.

Adicionalmente hay otra aplicación llamada Movie Edit Add on. Generalmente se usa para controlar los estabilizadores tipo gimball, pero tiene otra función muy útil, que es adaptar el vídeo proveniente de la ZV1 a los formatos de diferentes redes sociales como Instagram o YouTube, incluyendo los vídeos verticales que la cámara etiqueta de manera automática precisamente con este menester.

Advertisement

Sonido

Una de las novedades más importantes de la ZV1 es su nuevo sistema de micrófonos. El módulo que los alberga es tan grande que Sony ha tenido que eliminar el flash retráctil para poder mantener el pequeño factor de forma. De nuevo, es un cambio que tiene todo el sentido del mundo para creadores de contenido. Un flash integrado es inútil para vídeo. Los micrófonos, sin embargo, son mucho más útiles.

Advertisement

¿Cómo de útiles? Pues en mi limitada experiencia de audio, diría que mucho. Los tres micrófonos ocultos bajo la malla de la cámara discriminan la voz de la persona que tienen delante de la del sonido ambiental, lo que se traduce en una locución siempre clara y limpia. El accesorio para proteger la grabación del viento también funciona fenomenal, aislando completamente el estruendo del viento al aire libre.

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Carlos Zahumenszky
Advertisement

Usando la Sony ZV1

No me gusta grabar vídeo, pero debo confesar que grabar con la ZV1 es tan fácil que por un momento se me ha pasado por la cabeza intentar hacer más vídeos con ella. Aunque seleccionar modos con el dial de rueda de la parte posterior es mucho más incómodo que hacerlo con la rueda superior que tenían las anteriores RX100, lo cierto es que los modos de grabación inteligente hacen que no tengas que hacer esa operación muchas veces.

Advertisement

El enfoque por detección de fase de 365 puntos, unido a las tecnologías de detección de cara y ojos propietarias de Sony sigue siendo una auténtica maravilla. No solo es que nunca pierda una cara. Es que si interpones un objeto para enseñar algo y lo retiras vuelve a enfocarte en una fracción de segundo. Grabarte a ti mismo sabiendo que no perderás el enfoque por mucho que hagas el indio delante de la cámara es un punto de los que marcan la diferencia entre usar un dispositivo y disfrutarlo. A continuación, nuestro análisis en vídeo y probablemente única incursión del arriba firmante en el mundo del videoblogging.

De igual modo, el ajuste automático de la exposición centrado en la cara asegura un grado muy razonable de luminosidad para el rostro del presentador incluso aunque tenga una luz potente a sus espaldas o las condiciones de iluminación del entorno sean malas. Las transiciones entre una zona iluminada y otra oscura son muy buenas también.

Advertisement

Aunque tanto el enfoque como la autoexposición están muy orientados a la idea de grabar a una persona, tengo que constatar que ambas tecnologías funcionan igual de bien cuando grabamos paisajes o escenas de acción alejadas de un simple busto parlante en primer plano. La amplitud de la óptica también permite que dos personas salgan en cuadro de manera cómoda por si quieres usar la cámara para entrevistas.

En la esquina superior derecha de la Sony ZV1, el botón C1 para desenfocar el fondo con un solo clic.
En la esquina superior derecha de la Sony ZV1, el botón C1 para desenfocar el fondo con un solo clic.
Foto: Carlos Zahumenszky
Advertisement

Finalmente, la posibilidad de hacer bokeh pulsando un solo botón durante la grabación es la guinda del pastel en una cámara realmente fácil de usar y que será muy del agrado de los que aspiran a mejorar sus vídeos de YouTube sin meterse en terrenos demasiado técnicos o quieren entrar en el mundillo de la creación de contenido pero no tienen mucha experiencia a la hora de grabar.

En cuanto a la estabilización, decíamos arriba que la ZV1 es difícil de concebir sin un agarre externo (A ser posible un gimbal). Sin embargo, debo reconocer que es más una cuestión de agarre que de estabilización. La ZV1 integra un sistema de estabilización híbrido llamado SteadyShot que combina estabilización óptica y por software. El resultado no es tan perfecto como el de las cámaras de acción o el que se puede conseguir con un gimbal, pero es realmente bueno. En mis pruebas me he grabado caminando y apenas se nota el vaivén que suele aparecer en los vídeos al dar pasos. Lo mismo ocurre al grabar con la cámara a bordo de un coche.

Advertisement

Todo esto está muy bien, pero ¿Qué tal funciona la ZV1 como cámara de fotos? Vaya por delante que la calidad de imagen hace honor a la familia RX100 de la que procede. La ZV1 es una cámara lúdica de apuntar y disparar. Si eres de los que planifica cada toma y saca las fotos en modo manual probablemente lo que buscas es una cámara con objetivos intercambiables y opciones más profesionales. Una buena opción en ese sentido es la nueva Panasonic G100, una sin espejo que además viene con funciones orientadas a vídeo. A continuación, unas cuantas muestras de fotos tomadas con la ZV1, todas ellas en modo automático y sin muchas contemplaciones.

Advertisement

Pero una cosa es que tenga calidad de imagen y otra muy diferente es que sea conveniente o cómoda de usar para fotografía. Si lo que buscas es una cámara de fotos compacta para darle un uso principalmente fotográfico, mi consejo es que elijas otro modelo. La primera razón es que la falta del dial en la parte superior añade una buena dosis de incomodidad a la hora de seleccionar modos, una actividad muy común cuando sacamos fotos.

La falta de flash integrado (cuyo espacio ocupan los micrófonos) tampoco favorece su uso como cámara de fotos, pero la peor ausencia, para mi gusto, es la del visor electrónico.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Carlos Zahumenszky

La pantalla de 3 pulgadas de la Sony ZV1 no es en absoluto mala, pero su brillo no es excesivo, y eso complica mucho la labor de encuadrar la toma en un día muy luminoso. La falta de visor no complica tanto la vida a la hora de grabar vídeo, donde las tomas a menudo llevan un tiempo de configuración previo y donde podemos posicionar la cámara con más calma.

Advertisement

Por cierto, y por si os lo estabais preguntando, la Zony ZV1 podrá funcionar como webcam de alta calidad para streamings. Para ello solo habrá que conectarla mediante el cable USB y usar el software de Webcam que Sony publicará en julio de este año. Al término de este análisis ese software aún no estaba listo, pero el problema puede solventarse con buenos resultados con una tarjeta capturadora USB. Los que han podido probar este sistema hablan muy bien de las capacidades de la ZV1 como webcam.

En resumen

La Sony ZV1 no es una cámara barata. Cuesta 799 dólares u 800 euros, y por su propia naturaleza es muy probable que quieras añadir otros 200 de estabilizador y/o trípode a esa cantidad. ¿El problema? La nueva Panasonic G100 es una cámara de objetivos intercambiables orientada a grabar vídeo, y su paquete de venta incluye trípode electrónico por exactamente el mismo precio. Cierto es que es una cámara mucho más grande, pero habrá mucha gente que se piense dos veces la inversión porque la G100 ofrece muchas más funciones a cambio de esos 150 gramos de más.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Carlos Zahumenszky

Lo mejor de la Sony ZV1 es que hace que grabar vídeo sea tremendamente fácil. Es una cámara ideal para iniciarse en el videoblogging, y también para youtubers que quieren grabar buenos vídeos sin complicarse la vida. Lo peor es que sus funciones no están a la altura de una cámara profesional, y para ser una cámara con la que iniciarse, es bastante cara. Eso deja a la ZV1 en una especie de tierra de nadie entre los profesionales que ya piden prestaciones más complejas y los novatos que quieren hacer buenos vídeos pero no quieren gastarse mucho en su primera cámara. Eso por no mencionar la competencia de las cámaras de acción, que se llevan de calle a los youtubers que graban deportes de riesgo o hacen vídeos de exteriores más dinámicos y necesitados de una mayor estabilización. La ZV1 es un gran dispositivo con una difícil tarea por delante: hacerse un hueco en un mercado de nicho encajado entre especificaciones y precio.

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter