Imagen: AP

A menudo se tiende a exagerar con el paso de los asteroides, sin embargo, con Apophis se da una circunstancia mucho m√°s peliculera: si impactara contra el planeta, desencadenar√≠a una potencia superior a cualquier bomba nuclear conocida. ¬ŅQu√© posibilidades reales hay de ese acercamiento?

En junio del a√Īo 2004, los investigadores Roy A. Tucker, David J. Tholen y Fabrizio Bernardi descubr√≠an un ‚Äúextra√Īo‚ÄĚ durante dos noches seguidas desde el Observatorio Nacional de Kitt Peak, Arizona. Cuando se descubri√≥ por primera vez, el objeto recibi√≥ la designaci√≥n provisional de 2004 MN4. Cuando su √≥rbita estuvo lo suficientemente calculada, recibi√≥ el n√ļmero permanente de 99942.

Advertisement

Poco despu√©s recib√≠a el nombre por el que se le conoce actualmente, Apophis. Al parecer, Tholen y Tucker eran fan√°ticos de la serie de televisi√≥n Stargate SG-1, y uno de los villanos de la producci√≥n es un alien√≠gena llamado Apophis. De hecho, es una las principales amenazas a la existencia de la civilizaci√≥n en la Tierra durante las primeras temporadas. De ser as√≠, ¬Ņquer√≠an decirle algo al resto de la humanidad?

El asteroide Apofis se puede apreciar en el centro de la imagen, moviéndose de derecha a izquierda. Wikimedia Commons

Lo cierto es que cuando los científicos descubrieron al gigante rocoso y comenzaron a estudiarlo, había una serie de datos a tener en cuenta. Apophis cuenta con una órbita próxima a la de la Tierra, y tiene un período orbital de 323 días en completar una órbita alrededor del Sol, es decir, que su trayectoria le lleva a atravesar la órbita de nuestro planeta dos veces en cada vuelta al Sol.

Advertisement

Esto hizo pensar desde el principio que podría ser una amenaza para la Tierra: parecía muy posible que este fragmento de roca espacial apuntara directamente en una de sus órbitas futuras. Nadie estaba seguro de si golpearía el planeta, pero parecía claro que Apophis pasaría a través de un ojo de la cerradura gravitacional cerca de la Tierra, y que podría desviar su órbita lo suficiente como para que el asteroide comisionara.

En rojo, la órbita del Apofis. Wikimedia Commons

Aquello era una perspectiva aterradora, de las primeras m√°s serias en cuanto a impacto de asteroides, y la gente comenz√≥ a observar y trazar su √≥rbita muy de cerca: la NASA con su sistema Sentry hizo m√°s observaciones, y a la agencia se sumaron otros astr√≥nomos en Europa bajo el programa de rastreo NEODyS. A medida que se corri√≥ la voz, muchos m√°s observadores se unieron a la b√ļsqueda para aportar tantos datos orbitales como pudieron.

Advertisement

El asteroide tiene unos 350 metros de di√°metro, una enormidad en t√©rminos de una roca as√≠, y unos a√Īos despu√©s de que se descubriera, los primeros investigadores se aventuraron a medir las consecuencias de un posible impacto con la Tierra. Al principio, la NASA hablaba de una potencia de impacto de unos 510 megatones.

Trayectoria de riesgo donde se estimó que Apophis podría impactar en la Tierra en 2036. Más tarde se desestimó este cálculo. Wikimedia C.

Si los megatones no te dicen nada, piensa que sería el equivalente a dos veces la energía liberada por el volcán Krakatoa en el siglo XIX, el mismo que cambió el clima global de la Tierra durante media década.

Advertisement

Sin embargo, poco después los datos de la NASA se actualizaron a través de la ESA, la posible colisión de Apophis sobre el planeta podría liberar casi 900 megatones, más o menos 17 Tsars, un poder de destrucción más bestia que el de la mayor bomba nuclear jamás creada.

Con este panorama apocalíptico, los diversos sistemas de trayectorias de todo el mundo calcularon la próxima fecha de máxima aproximación para el 13 de abril de 2029.

Advertisement

En un principio se lleg√≥ a hablar de la posibilidad de una colisi√≥n (una entre 36), pero finalmente no llegar√° a tanto. Ese d√≠a, Apofis brillar√° como una estrella de magnitud 3,3 y podr√° ser visible en puntos de Europa, √Āfrica y el oeste de Asia.

El siguiente paso de aproximación se calcula que será el 13 de abril del 2036 Los expertos pronostican que las probabilidades de una colisión son muy escasas, pero como apuntaba hace unos meses Paul Chodas, del centro JPL:

Todavía no podemos podemos excluir la posibilidad de que pueda afectar a nuestro planeta, pero podemos calcular que la probabilidad de impacto es sólo una entre 100.000 en el próximo siglo, muy baja.

Advertisement

Imagen: NASA

Para Alberto Cellino, del Observatorio de Turín en Italia, aunque se hubiera excluido el impacto de 2029, no se debería de descartar un impacto en el futuro lejano:

Podemos descartar la colisión en la próxima máxima aproximación entre el asteroide y la Tierra, pero sabemos que la órbita cambiará entonces de un modo que no es del todo predecible ahora mismo, así que no podemos saber cómo se comportará a largo plazo.

Advertisement

Como dice Cellino, una de las mayores dificultades reside en predecir las propias órbitas de los asteroides, a menudo con un componente caótico, lo que supone unas predicciones con un poder limitado.

Por eso Apophis y otros asteroides necesitan de un programa y esfuerzo com√ļn de observaci√≥n y, en cierto modo, de vigilancia. Es poco probable que se estrelle contra la Tierra a corto plazo, pero las probabilidades son probabilidades, y los expertos, por muy seguros que est√©n en sus c√°lculos, permanecen vigilantes ante cualquier posibilidad, por m√≠nima que sea. [Wikipedia, Europa Press]