Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Qué ocurrió realmente en el bosque Rendlesham, el Roswell inglés que avivó la llama de la conspiración OVNI

El incidente de Rendlesham Forest es probablemente el caso OVNI mejor documentado en el mundo y el segundo después de Roswell en términos de popularidad. Lo cierto es que sigue fascinando a los entusiastas y teóricos de la conspiración, y es fácil entender por qué.

Imagínense esta situación. Un funcionario del ministerio de defensa de tu país no habla de un avistamiento de luces, habla de un OVNI que aterrizó. Un comandante de policía de tu país habla de una escena donde “algo parecía flotar, entrando y saliendo de los árboles”.

Advertisement

Por último, un teniente coronel de la Fuerza Aérea de Estados Unidos exclama lo siguiente en una cinta de audio grabada sobre el terreno:

Ok, estamos viendo la cosa; estamos probablemente a unos doscientos o trescientos metros de distancia. Parece que te está guiñando el ojo ... Y el flash es tan brillante que casi te quema el ojo.

Todas estas declaraciones salieron a la luz tras los hechos que tuvieron lugar en 1980 en las bases militares de Bentwaters y Woodbridge en el Reino Unido, operadas por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF), como parte de la presencia militar más amplia del país en Europa.

Durante el evento se dieron varias docenas de testigos militares, siendo el más antiguo de todos un comandante adjunto de la base: el teniente coronel Charles Halt.

Advertisement

Esta fue la historia.

El incidente de Rendlesham

En las primeras horas del 26 de diciembre de 1980, personal militar de Estados Unidos parece divisar unas extrañas luces a lo lejos, sobre Rendlesham Forest, un bosque situado a medias entre las bases.

Advertisement

Uno de los hombres, John Burroughs, acompañado por su supervisor y otro tipo, acuden a investigar las extrañas luces azules, rojas, anaranjadas y blancas creyendo que podía ser un avión derribado. En su testimonio posterior, publicado en 1981, Burroughs explica lo siguiente:

Mientras bajábamos por el camino de la puerta este al sendero que conduce al bosque, las luces se estaban moviendo hacia atrás y parecían detenerse en un grupo de árboles ... Además, el bosque se iluminó y se podía escuchar a los animales de algunas granjas haciendo todo tipo de ruidos. Había mucho movimiento en el bosque. Los tres caímos al suelo y lo que sea comenzó a moverse hacia el campo abierto ...

Nos acercamos a una valla que separaba los árboles del campo abierto. Podrías ver las luces apagadas en la casa de un granjero. Subimos por la valla y comenzamos a caminar hacia las luces rojas y azules que simplemente desaparecieron.

Advertisement

Jim Penniston, uno de los dos hombres que acompañó a Burroughs al bosque el 26 de diciembre, afirmó haber encontrado una nave cubierta de caracteres jeroglíficos. Según contó entonces:

Estimé que tenía unos tres metros de alto y unos tres de ancho en la base. No se veía tren de aterrizaje, pero parecía que tenía una especie de piernas fijas. Me moví un poco más cerca. Ya había tomado las 36 fotos en mi rollo de película. Caminé alrededor de la nave y, finalmente, caminé directamente hacia ella. Noté que la tela del caparazón se parecía más a un cristal liso, opaco y negro.

Advertisement

Cuando Penniston contó su versión de los hechos las miradas volvieron otra vez a Burroughs, sin embargo, este no recordaba lo descrito por su compañero.

Advertisement

Sea como fuere, a la mañana siguiente se dijo que encontraron hendiduras que formaban un triángulo, marcas de quemaduras en los costados de los árboles y niveles de radiación calificados como “significativamente más altos que el promedio”.

En el año 2014 se publicó el libro Encounter in Rendlesham Forest. Su autor, Nick Pope, hoy periodista británico independiente y comentarista de medios, fue empleado del Ministerio de Defensa del gobierno británico de 1985 a 2006 y formó parte de la investigación de Rendlesham. En el libro, Penniston explica:

Dejé el bosque como un hombre diferente ... estaba asombrado de la tecnología y sí, sabiendo que no era un avión que podría haber sido fabricado en 1980 o incluso ahora.

Advertisement

Pope cuenta que desde el día del evento, Penniston y Burroughs han sufrido un trastorno por estrés postraumático.

Advertisement

Ocurre que pasadas dos noches de los supuestos avistamientos, un grupo diferente de militares de las bases experimentó algo similar. Para esta ocasión, cuando vieron las luces, el teniente coronel Charles Halt estaba preparado.

Halt, al parecer un tipo de lo más pragmático, intentó refutar los rumores alrededor de las bases. Armado con un dispositivo de grabación, el teniente se dispuso a investigar qué demonios estaba pasando. La cinta de audio posterior se considera una de las pruebas más valiosas en el incidente de Rendlesham.

Advertisement

La transcripción de la cinta se extiende a casi 20 minutos, pero incluye declaraciones de Halt como las que comentaba al inicio, o incluso otras que no dejan nada claro qué estaba ocurriendo:

Yo también lo veo ... ha regresado ... viene por aquí ... no hay dudas al respecto ... esto es muy extraño. ... parece que está guiñando el ojo ... casi te quema los ojos ... viene hacia nosotros ahora ... estamos observando lo que parece ser un rayo que cae al suelo ... uno objeto aún flotando sobre la base de Woodbridge ... radiante.

Advertisement
Imagen: Carta de Halt al ministerio de Defensa (Wikimedia Commons)

Aquí no acaba la historia. En la noche del día siguiente, el 28 de diciembre, un último grupo de hombres afirma haber encontrado algo fuera de lo común en Rendlesham Forest. A Larry Warren, un soldado de 18 años que ni siquiera estaba en la base de la RAF la noche del primer incidente, lo envían a patrullar con el sargento Adrian Bustinza y otros miembros del personal militar.

Advertisement

Poco antes de las doce de la noche, los hombres salieron de sus vehículos y se dirigieron al campo donde se habían visto las luces en las dos noches anteriores.

¿Qué ocurrió? Según el relato de Warren, el chico afirmó haber visto “oficiales de preparación para desastres con contadores Geiger, yendo en un movimiento casi a la mitad de las agujas del reloj alrededor de esta cosa en el suelo”. Entonces, y siguiendo su relato:

Se vio una pequeña luz roja acercándose desde la costa. Se movió en un arco descendente, muy rápido. Se detuvo y se mantuvo a unos metros del suelo. Era grande y estaba iluminado, no del todo rojo, sin embargo, eso es lo más cerca que puedo describirlo. Esta luz de repente explotó y apareció una nave en el suelo del bosque. No tenía ventanas, ni marcas, ni bandera ni país de origen. Nada. Difícilmente podrías mirarlo de frente, y si lo miras por el lado de tu visión periférica obtendrías una forma ... y allí estaba, claro como una campana.

Advertisement

En ese momento, Warren dice que tanto a él como a Bustinza les invitó a regresar a la base un tipo mayor, un alto mano que no conocían.

Qué ocurrió

Faro de Orfordness
Imagen: David Merrett (CC BY 2.0)
Advertisement

Lo interesante de este caso, a diferencia de la mayoría de los “avistamientos OVNI”, es que su historia se basa prácticamente en la documentación oficial, principalmente la grabación de audio del coronel Halt y el memo firmado. Esto lo convierte probablemente en la mejor y más confiable evidencia de cualquier historia popular de ovnis.

Sin embargo, y por si existen dudas, a pesar de las afirmaciones de un encubrimiento y conspiraciones de todo tipo, la postura oficial del gobierno británico nunca ha cambiado:

No se encontraron pruebas de ninguna amenaza a la defensa del Reino Unido, y no se llevaron a cabo más investigaciones. Tampoco ha salido a la luz ninguna otra información que altere nuestra opinión de que el avistamiento de estas luces no tenía importancia para la defensa.

Advertisement

Lo cierto es que las evidencias en apoyo de la historia siempre han sido deficientes. Por ejemplo, el medidor utilizado para la radiación tenía configuraciones demasiado gruesas como para detectar los pequeños cambios que se le atribuyen.

Tampoco existe un registro de una nave no identificada siendo avistada por un radar de área, como aseguraban los militares a Pope. Penniston dice que tomó fotografías de la nave, pero si las tiene, nunca se supo de ellas.

Advertisement

Además, los testigos, aunque militares, nunca fueron dignos de confianza durante la investigación. Incluso la historia del propio Penniston ha cambiado de forma drástica a lo largo de los años, diciendo en los últimos tiempos que pasó 45 minutos en estrecha comunión con la nave y que, cuando la tocó, se descargó un código binario directamente en su cerebro (tal cual). Por cierto, el hombre dice que recordó la transmisión solo después de la hipnosis.

Si tomamos la historia cronológicamente, los primeros avistamientos tuvieron lugar en la noche del 25 al 26 de diciembre. Bien, resulta que los militare en la base no fueron las únicas personas que vieron algo. Los informes de ovnis llegaron desde todo el sur de Inglaterra, ya que resultó que esa noche fue una de las mejores en registro de meteoros tal y como informó la Asociación Astronómica Británica.

Advertisement

Luego están las declaraciones firmadas de los tres hombres que fueron al bosque: Penniston, Cabansag, Burroughs, así como el de su superior, el teniente Buran. En este punto, es importante conocer la geografía del área. Dirigiéndose hacia el este desde la puerta este de la base Woodbridge, hay aproximadamente poco más de un kilómetro de bosque, seguido por un campo abierto.

En el otro extremo de ese campo hay una granja, y a unos 8 kilómetros más allá se encuentra el faro de Orfordness, en una línea de visión directa.

Advertisement

Lo cierto es que aunque los tres hombres permanecieron juntos, sus informes son muy diferentes. Penniston y Burroughs informaron que se movían luces de diferentes colores, que sentían que provenían de un objeto mecánico con una luz roja en la parte superior y luces azules debajo. Incluso dibujaron imágenes en sus informes, aunque cada uno de su padre y de su madre.

Un problema con las historias de Burroughs y Penniston es que han crecido sustancialmente con el tiempo, particularmente y como decíamos, la de Penniston. Hay entrevistas de televisión años después donde afirman que vieron que la nave salía de los árboles y volaba.

Advertisement

En cualquier caso, los investigadores tuvieron en cuenta únicamente la versión de Cabansag, quién jamás modificó su versión explicando que hubo una sola luz pulsante, la que luego se determinó que era el faro de Orfordness de acuerdo a la posición de los militares:

Además, la gran mayoría de las personas involucradas eran jóvenes, de 19, 20 y 25 años. En consecuencia, no era algo que la mayoría de las tropas conocieran. Esa es una razón por la cual las luces parecían interesantes o fuera de lo común para algunas personas.

Advertisement

En cuanto a las marcas encontradas en el campo, el informe de la policía declaró lo siguiente:

Hubo tres marcas en el área que no siguieron un patrón establecido. Las impresiones hechas por las marcas no tenían profundidad y podrían haber sido hechas por un animal.

Advertisement

Ian Ridpath, escritor y locutor de ciencia inglés más conocido como divulgador de astronomía y biógrafo de la historia de la constelación, ha sido probablemente una de las personas que más ha hecho porque la historia de Rendlesham no continuara alimentando la duda de la conspiración con un trabajo extenso sobre lo sucedido.

Imagen: Vista aérea de la base Woodbridge durante la Segunda Guerra Mundial (Wikimedia Commons)
Advertisement

Ridpath entrevistó a Vince Thurkettle, trabajador de la Comisión Forestal que vivía a menos de dos kilómetros de distancia, y que también estuvo presente en el examen del sitio de avistamientos, para preguntarle sobre sus impresiones por las quemaduras reportadas en los árboles de la zona:

Los reconoció como hendiduras de conejos cubiertas con una capa de agujas de pino caídas ... Las “marcas de quemaduras” en los árboles eran cortes de hacha en la corteza, hechos por los mismos forestales como una señal de que los árboles estaban listos para ser derribados.

Advertisement

Llegados a las declaraciones del coronel Halt, lo cierto es que parece contradecirse en numerosas ocasiones y el audio está entrecortado. En cuanto a la interpretación de los niveles de radiación en el área que se oye en la cinta de Halt, expertos del Centro Nacional de Protección Radiológica del Reino Unido han señalado que el equipo utilizado para esta medición no tenía por objeto medir la radiación de fondo y, por tanto, las lecturas en el extremo inferior de la escala de medición no tienen sentido.

Visto así, examinando cada evidencia por separado, da la sensación de que casi no quedan evidencias que revisar. Es posible que nunca sepamos la historia completa de lo que sucedió entre el 26 y el 27 de diciembre de 1980 en la costa este de Inglaterra. Sin embargo, lo que sí sabemos, aprendido a través del minucioso trabajo de investigadores civiles durante años, es que la historia se transformó en algo lo suficientemente fantástico como para convertirse en la versión europea de Roswell. [IanRidpath, Wikipedia, Skeptoid, The Telegraph]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key