Imagen: Anatoly Zak

Habitación privada con baño, gimnasio y servicio médico privados. Excelentes vistas, wifi y visitas guiadas a las inmediaciones. Suena al típico paquete turístico, pero de típico tiene poco. Se trata del plan de la agencia espacial rusa Roskosmos para convertir la Estación Espacial Internacional en un hotel de lujo.

Roskosmos planea vender paquetes turísticos de dos semanas en órbita que incluyen el alojamiento privado arriba mencionado y diversas actividades guiadas por un astronauta profesional, incluyendo paseos por el exterior de la estación. El coste de esas dos semanas con todo incluido será de 40 millones de dólares por persona, pero es posible alargar la duración a un mes pos solo 20 millones más.

¿Por qué de repente Roskosmos está tan interesada en el turismo espacial? La razón son los módulos científicos de energía NEM. Actualmente, el principal proveedor de la ISS en Rusia, RKK Energia, trabaja en dos módulos de 15,5 metros y 92 metros cúbicos de espacio interior que se unirán a la estación como nuevos laboratorios en órbita y generadores de energía mediante paneles solares. Lamentablemente, el gobierno ruso solo tiene dinero para NEM-1 y ha sacado el segundo módulo del presupuesto. Para financiarlo, Roskosmos se ha sacado de la manga un plan para convertirlo en un módulo turístico.

Advertisement

Estructura y futura posición del módulo Nem-1. Foto: Agencia Espacial Rusa.

La idea no es tan descabellada como parece. Además de financiar el propio Nem-2, el plan serviría para seguir pagando el programa Soyuz. Cada vez hay más compañías compitiendo por llevar carga a la ISS. En el momento en el que Estados Unidos por fin desarrolle sus propios módulos para llevar pasajeros a la estación en órbita, el tráfico que pasa por los Soyuz caerá notablemente.

El módulo Nem-2 costará entre 279 y 446 millones de dólares. Con el plan turístico de Roskosmos podría recuperar la inversión en solo siete años. Para obtener el dinero inicial, la agencia propone visitas cortas guiadas para 12 personas cuyo pasaje costará alrededor de 4 millones de dólares. En cuanto al módulo Nem-1, se conectará a la ISS hacia 2021. [vía Popular Mechanics]