Scuf Prestige: una alternativa sólida y asequible al mando personalizable Xbox Elite 2

Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)

Una de las estrellas del E3 de este año fue el Xbox Elite 2. La segunda versión del mejor mando para Xbox sale a la venta el 4 de noviembre, pero no es la única opción si buscamos un mando profesional. En las últimas semanas hemos estado probando una de las alternativas más fuertes: el Scuf Prestige.

Aunque son muy parecidos, hemos separado los análisis del Scuf Impact y del Scuf Prestige para mayor claridad. Este análisis corresponde al Scuf Prestige para Xbox One, PC, Mac o Android. Si estás buscando un mando profesional para PS4, el modelo que buscas es el Scuf Impact.

Advertisement

Diseño

El Scuf Prestige es difícil de distinguir del Xbox Elite. Tiene exactamente las mismas dimensiones y la misma disposición de botones medida al milímetro. Las diferencias solo saltan a la vista cuando le damos la vuelta. El Scuf Prestige tiene también cuatro paletas o pulsadores ventrales, pero están dispuestos de forma diferente a los del mando profesional de Xbox.

Advertisement

He tenido la oportunidad de probar este mando junto a su versión para PS4 (puedes leer su análisis aquí) y debo confesar que se nota bastante diferencia. Los pulsadores en el Scuf Prestige no solo pulsan de una forma mucho más suave que los de su primo para PlayStation. Es que además todo el diseño y la manufactura parece de mejor calidad. Probablemente se deba al hecho de que el Scuf Prestige es un modelo mucho más reciente y tiene detalles, como las palancas que regulan el recorrido de los gatillos, mucho más finos que la versión para PS4.

Solo la parte inferior del mando está recubierta de una textura de goma con forma de panal de abeja (en el Xbox Elite 2 el mando está texturado arriba y abajo), pero el agarre es extraordinariamente cómodo. Al igual que con el Xbox Elite, desde la página de Scuf es posible encargar un modelo personalizado con el color, textura, diseño y acabado que más nos gusten. Las opciones de personalización disponibles no se limitan a colores o diseños. Desde el editor podemos elegir la altura de los joysticks, o si los queremos cóncavos o convexos. ¡Oh! Y todo el frontal del mando (la parte roja en las fotos que acompañan a este post) es intercambiable.

Advertisement

Sin embargo, no hay tantas opciones de personalización como en el Scuf Impact, donde podemos elegir hasta el tamaño y tipo de tecnología de los gatillos (normal, ajustable o digital), y hasta cubrir los botones de la cruceta direccional con un disco de control extraible similar al del Xbox Elite.

Advertisement
Captura de pantalla: Scuf Gaming

La principal diferencia de diseño respecto a un mando normal de Xbox está en el vientre del mando, donde podemos encontrar cuatro grandes pulsadores con forma de paleta. En PS4 no hay nada parecido en mandos oficiales, pero en Xbox sí, y la comparación con el Xbox Elite 2 es inevitable. Lo primero que llama la atención es la disposición. En el Scuf Prestige las paletas están dispuestas en vertical a lo largo del espacio que hay entre los dos agarres. En el modelo oficial de Xbox los pulsadores son mucho más pequeños y están dispuestos en la cara interior de cada agarre.

Advertisement

¿Qué configuración es mejor? Me es difícil decirlo porque no he probado el Xbox Elite 2. A nivel de ergonomía los pulsadores del Xbox Elite 2 parecen mejor diseñados porque están justo al alcance de los dedos corazón y anular, pero no dejo de preguntarme como afecta al agarre el tener esos dedos permanentemente apoyados sobre pulsadores sin hacer fuerza.

Advertisement

Por ahora tan solo puedo hablar con propiedad de los pulsadores del Scuf Prestige, y son una auténtica gozada de usar. El clic es más suave que en el Scuf Impact, y también son más pequeños y están mejor anclados que en el modelo de PS4. Las paletas son extraibles, pero no intercambiables. Cada una va en su posición.

Conectividad

El Scuff Prestige se conecta a Xbox One siguiendo el procedimiento habitual para cualquier mando. Su batería le otorga una autonomía de 30 horas con una sola carga, pero el mando viene con un útil cable trenzado de tres metros con el que cargar sin dejar de jugar tirados en el sofá.

Advertisement
El cable de carga y los recambios de stick de diferente altura.
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)

El mando es compatible con computadoras Windows y Mac OS. En Windows simplemente conectamos el mando vía cable y listo. El sistema lo reconoce como si se tratara de un mando estándar. En Android también se conecta vía Bluetooth sin necesidad de una aplicación adicional. La configuración debe hacerse en cada juego por separado. En cuanto a conectarse a los Mac, el proceso es similar. Basta activar el Bluetooth en el equipo con Mac OS y buscar el mando con la particularidad de que aparece como Xbox One Controller.

Advertisement

En la parte posterior, entre el joystick derecho y el pad direccional encontramos el puerto auxiliar característico de Xbox y el de auriculares de 3,5 mm. Un detalle importante del que carece el Scuf Impact para PS4.

Advertisement

Los gatillos ajustables

Una de las funciones que seguramente guste más a los fanáticos del rendimiento en videojuegos sea la posibilidad de tener gatillos completamente ajustables. Los dos gatillos inferiores (LT y RT) disponen de una pequeña palanca en la parte inferior con dos posiciones. En una de ellas el gatillo tiene el recorrido normal. En la otra el recorrido se acorta casi a la mitad. el primer modo es el que querremos usar en juegos en los que los gatillos activan funciones sensibles a la presión y la intensidad con la que presionamos es importante, como en un acelerador o en la maniobra para tensar un arco. El segundo modo es perfecto para juegos en los que lo que necesitamos es la máxima cadencia de disparo. Al tener menos recorrido, se consiguen más clics por segundo. Hay que mencionar que esta misma opción está disponible en el Xbox Elite2, que tiene una posición más.

Advertisement

Si las dos posiciones de la palanca no nos gustan, podemos afinarlas aún más introduciendo una herramienta que viene con el mando en el hueco de la palanca para afinar aún más su sensibilidad. Es recomendable hacer esto dentro del juego para comprobar exactamente el efecto.

Advertisement

Por qué gastarse 160 euros en un mando

El mando inalámbrico original de Xbox One cuesta 65 euros. El Scuff Prestige para Xbox One cuesta 160. Son 95 eurazos de diferencia. ¿Qué es lo que hace a los Scuf tan especiales? Es cierto que los materiales con los que están hechos son premium. Los botones responden estupendamente, se pueden ajustar el recorrido y respuesta de los gatillos, y hasta podemos elegir la altura y forma de los joysticks. Además, el mando está recubierto de un material antideslizante texturado que es una gozada de sujetar durante partidas largas.

Advertisement

En mi opinión, nada de eso vale 90 euros, pero esto....

Cuatro pulsadores que realmente marcan la diferencia.
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)
Advertisement

...Esto sí que lo vale.

Al principio no entendía el sentido de estos cuatro pulsadores ventrales. ¿Cómo funcionan? ¿Cómo hacen los juegos para añadir cuatro nuevos botones a su menú de configuración? La respuesta me quedó clara en el momento en el que vi esta imagen en la página web de Scuf.

Advertisement
Gif: Scuf Gaming

Las paletas inferiores no son botones adicionales. Son botones repetidos. Por defecto, corresponden a los cuatro botones de acción en Xbox, pero pueden remapearse para que correspondan a cualquier otro botón del mando. Esto es algo en lo que supera al Scuf Impact para PS4, que solo permite cambiar algunos de los botones.

Advertisement

la utilidad de ese sistema cobra todo su sentido cuando pensamos en shooters multijugador online como Fortnite, Overwatch, PUBG o Apex Legends. Consideremos por ejemplo Overwatch, donde para recargar el arma o usar la habilidad final hay que levantar el dedo del joystick derecho y pulsar el botón correspondiente. En Apex Legends sucede tres cuartos de lo mismo. Saltar, cambiar de arma o usar un kit médico requiere levantar los pulgares de alguna de las dos manos. Es algo a lo que estamos acostumbrados, pero ahora imagina que puedes curarte, recargar, cambiar de arma, saltar o usar una habilidad ultimate sin tener que mover los pulgares del joystick... En ningún momento pierdes el control sobre el movimiento del personaje o la mira. Es casi tan bueno como hacer trampas, solo que no las haces porque no estás usando más botones. Tan solo usas los de siempre en otro lugar.

Remapear en caliente

Una de las virtudes más curiosas de los Scuf es la manera que tienen de remapear las paletas. El mando no requiere instalar ningún tipo de software adicional. En lugar de ello usa un sistema llamado EMR (Electro Magnetic Remapping). Tras ese nombre tan cool se esconde una idea sencilla pero muy práctica. Con cada mando de la marca vine una pequeña moneda de goma como si fuera un adorno para el llavero. Esa moneda es precisamente la herramienta que se usa para remapear controles.

Advertisement
El accesorio para remapear los controles se adhiere mediante un imán.
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)

En el interior de esa moneda hay un imán. Al adosar ese imán a la parte central del vientre del mando se activa el modo de remapeo de controles. Para reasignar la función de una de las paletas solo tenemos que pulsarla y, sin soltarla, pulsar el botón que queremos que replique. Después tan solo soltamos el botón, soltamos la paleta y quitamos la moneda. ¡Voilá! paleta reconfigurada. Este tipo de cambio se puede hacer hasta dentro de una partida.

Advertisement

El sistema es realmente práctico y se me ocurren pocas pegas que ponerle. La principal es que la configuración del mando depende de un accesorio pequeñísimo y muy específico. Si lo perdermos puede ser todo un problema.

La difícil competencia con Xbox

Llevo varias semanas usando el Scuf Impact para PS4 y el Scuf Prestige para Xbox One. En el primer caso las razones para hacerse con un mando tan caro están claras. No hay nada ni remotamente parecido dentro del catálogo de Sony.

Advertisement

El Scuf Prestige sigue siendo una excelente compra si eres un profesional de los videojuegos o te gusta competir en serio. El mando ofrece elevadas posibilidades de personalización, unos controles finísimos que da gusto manipular, y el añadido de cuatro pulsadores personalizables en su vientre. La gran duda es saber si lo que ofrece Scuf es mejor que hacerse con un mando original Xbox Elite 2 cuando salga en noviembre.

Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)
Advertisement

El tema de la ergonomía derivada de la posición de las palancas es completamente personal. Es difícil dar una respuesta solo por eso. Probablemente cada uno deba pasarse por una tienda y probar ambos mandos para averiguar cuál se adapta mejor a su estilo de juego. Yo solo puedo decir que el Scuf Prestige me parece terriblemente cómodo, pero cada jugador es un mundo.

Otro de los detalles a favor del Scuf es el sistema EMR para remapear los pulsadores inferiores en caliente. En el Xbox Elite, asignar diferentes funciones a los controles es posible, pero depende de una aplicación, por lo que en teoría no se puede hacer en caliente ni tan fácilmente como aquí. La otra cara de la moneda es que probablemente el nivel de personalización del Elite 2 sea mucho más profundo.

Advertisement
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)

Finalmente está el tema de qué obtienes con cada mando. El Scuff Prestige cuesta 160 euros, y se vende junto al cable MicroUSB de tres metros, la herramienta para afinar los gatillos, dos joysticks de repuesto (uno más alto y otro más bajo), la herramienta para sacarlos, y la pequeña moneda magnética para remapear los controles. El Xbox Elite 2 cuesta 20 euros más (180 euros), pero viene con un juego de 6 joysticks (los dos normales, dos cortos, uno más alto y otro de cúpula ancha), 2 mandos direccionales (el estándar y el disco facetado), el cable de carga USB-C, una base de carga y un estuche para meterlo todo. El diablo, como suele decirse, está en los detalles.

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key