Pocas bromas con las leyes rusas, sobre todo con las leyes rusas que ata├▒en a la iglesia ortodoxa y a las ofensas. A mediados de 2016, un un conocido videoblogger ruso llamado Ruslan Sokolovsky se puso a jugar Pok├ęmon Go en una iglesia. Acaban de condenarlo a tres a├▒os y medio de c├írcel.

Advertisement

Sokolovsky ha sido encontrado culpable de ÔÇťvulnerar los sentimientos religiososÔÇŁ. Las autoridades rusas tambi├ęn han comentado que la actitud del joven muestra una clara ÔÇťfalta de respeto hacia la sociedadÔÇŁ con el agravante de haber usado una supuesta c├ímara oculta. Seg├║n la agencia rusa de noticias TASS:

De acuerdo con la evaluaci├│n de expertos, la jueza Yekaterina Shoponyak ha encontrado a Sokolovsky culpable de incitar al odio, violar los sentimientos religiosos y posesi├│n ilegal de medios t├ęcnicos especiales (una c├ímara oculta en un bol├şgrafo).

Durante el juicio, Sokolovsky explic├│ que el dispositivo que portaba ni siquiera era una c├ímara, sino una peque├▒a luz para grabar. Este extremo no ha sido ni confirmado ni desmentido por la sentencia. El v├şdeo del blogger a├║n sigue funcionando en YouTube. Su creador decidi├│ dejarlo en protesta por lo que considera una persecuci├│n rid├şcula hacia alguien que estaba usando un smartphone en una iglesia. En una entrevista reciente, Sokolovsky dec├şa lo siguiente sobre su situaci├│n:

Puedo ser un idiota, pero no soy en absoluto un radical. Hace mucho tiempo, las personas eran encarceladas en campos de concentraci├│n durante d├ęcadas por hacer chistes sobre el comunismo o sobre Stalin. Ahora resulta que me quieren encarcelar porque se supone que he hecho una broma de mal gusto sobre la iglesia ortodoxa y el patriarca Kirill. Para mi, esto no es m├ís que una salvajada y una barbarie. No entiendo c├│mo puede estar ocurriendo, pero parece que a d├şa de hoy todo es posible.

Advertisement

La sentencia no es muy diferente de la que sufrieron las integrantes del grupo Pussy Riot, que pasaron dos a├▒os en una prisi├│n rusa por tocar una de sus canciones en el interior de una iglesia. Sokolovsky lleva bajo arresto desde octubre de 2016 en un centro correccional. La sentencia no especifica cu├índo ingresar├í en prisi├│n. [v├şa Associated Press y TASS]