Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Si compraste en esta tienda de jardinería es posible que te llevaras restos de un cadáver desmembrado de regalo

Imagen: La propiedad donde la policía dice que recuperó los restos de varios cuerpos (AP)

Skandaraj Navaratnam, Majeed Kayhan, Abdulbasir Faizi, Soroush Mahmudi, Selim Esen y Kirushna Kumar Kanagaratnam son hombres con varias cosas en común. Todos de países cercanos, inmigrantes que llegaron un día a Canadá, y asesinados y desmembrados con sus restos esparcidos por Toronto.

Navaratnam era un refugiado de Sri Lanka, Kayhan era un afgano que estaba casado y tenía un hijo, Faizi había nacido en Afganistán pero había emigrado de Irán, estaba casado y tenía familia, Mahmudi era de Irán y vivía con su esposa e hijastro de Sri Lanka, y Esen era ciudadano turco. Sin embargo, todos tenían una doble vida.

Lo cierto es que más de la mitad de los casi 3 millones de residentes de Toronto se identifican como una minoría visible: alrededor del 15% son del sur de Asia y el 1% proviene de Oriente Medio. En cualquier caso, la ciudad es conocida por su carácter inclusivo, al igual que todo Canadá.

Advertisement

Curiosamente, todos estos hombres, junto a otros dos cuyos restos fueron encontrados en el interior de unas macetas, habían desaparecido del barrio gay de la ciudad en Wellesley entre los años 2010 y 2017.

Imagen: Skandaraj Navaratnam, Majeed Kayhan, Abdulbasir Faizi, Soroush Mahmudi, Selim Esen y Kirushna Kumar Kanagaratnam (AP)
Advertisement

La historia dio comienzo a finales de 2012. Un mes después de la desaparición de Kayhan, el Servicio de Policía de Toronto creó un equipo de investigación para averiguar qué había pasado. Los investigadores comenzaron entrevistando a sus amigos. Esto incluyó a un diseñador paisajista de 60 años, Bruce McArthur.

McArthur era un señor al que le gustaban las aves tropicales. Nacido en la zona rural de Ontario en 1951, se casó con su novia de la escuela secundaria y se convirtió en vendedor ambulante. La pareja tuvo dos hijos, pero hacia 1998, cuando tenía alrededor de 40 años, McArthur cambió por completo su vida, dejó a su familia y se mudó al barrio gay.

Advertisement

Allí se convirtió en el propietario de Artistic Design, una empresa de jardinería que se hizo muy popular entre los clientes, muchos de ellos famosos acaudalados de Toronto, quienes apreciaban el amor de McArthur por las variedades exóticas que vendía en el local.

En aquel momento, la policía supo que el hombre también había empleado a Navaratnam como paisajista (además de haber sido pareja durante un tiempo). No encontraron ninguna prueba incriminatoria, así que lo soltaron tras el primer interrogatorio.

Advertisement
Imagen: Vian Ewart, otro de los desaparecidos (AP)

Cuatro años después, la policía tenía una lista cada vez más grande de desaparecidos y se temían lo peor, un más que posible asesino en serie en la comunidad LGBT.

Advertisement

En verano de 2017 la investigación pasó a llamarse Project Prism. Los oficiales habían comenzado a observar más de cerca a McArthur. En septiembre de ese año, el hombre dejó su vehículo de trabajo en un depósito de chatarra y recibió por él 150 dólares en efectivo.

En octubre, la policía recuperó la camioneta y encontró rastros de sangre en la parte de atrás y en el asiento trasero. En ese punto, y sin más pistas que los llevarán a otro lugar, los investigadores comenzaron a rastrear de forma remota los movimientos de McArthur, y a monitorear sus llamadas a partir de noviembre.

Advertisement

Para el mes de diciembre, la policía obtuvo órdenes de entrar de forma secreta en el apartamento de McArthur y clonar el disco duro de su ordenador. El 17 de enero la policía supuestamente encontró otro vínculo, posiblemente ADN, que potencialmente lo conectaba con dos de los hombres desaparecidos.

Imagen: Vigilia a la luz de las velas para recordar a las víctimas del asesino (AP)
Advertisement

Ese día fue puesto bajo vigilancia las 24 horas mientras la policía preparaba las órdenes para su arresto. A las 10:30 de la mañana siguiente, observaron a un joven, identificado más tarde como un acompañante masculino, que entraba en el edificio de apartamentos de McArthur. La policía, que aún esperaba la autorización judicial, se mantuvo al acecho.

Unos minutos después, deciden subir al apartamento de la planta 19 de McArthur y romper la puerta. Dentro encontraron al joven ya atado a la cama. McArthur fue acusado del asesinato de Andrew Kinsman, de 49 años, que había desaparecido poco después del Día del Orgullo el 26 de junio de 2017, y de Selim Esen, de 44 años, que había desaparecido unos dos meses antes.

Advertisement

Sin embargo, lo que la policía todavía no sabía es que con su detención se iniciaba la investigación forense más importante de la historia de Canadá. Y todavía hoy no vislumbran cuando terminará.

Así, en el mes de enero de este año, particularmente frío en Toronto, más de una docena de macetas de jardinería llegaron una tarde al Servicio de Patología Forense de Ontario. Las macetas de roca falsa estaban destinadas a la instalación en la ciudad esa primavera, todas estaban congeladas.

Advertisement
Imagen: Monumento improvisado para las víctimas (AP)

Después de dejar que se descongelaran durante unos días, los expertos comenzaron a realizar radiografías. De repente, dan con algo. Una de ellas contenía un objeto extraño, podría ser solo un trozo de hielo, pero su color delataba algo distinto.

Advertisement

Para entonces, las macetas habían estado allí durante 10 días y estaban empezando a emitir un olor fétido. Fue justamente cuando de una de ellas, la que se le había hecho la primera radiografía, comenzó a sobresalir algo por los lados, “algo” que luego se reveló como parte de una cabeza humana, torsos y extremidades. A través de análisis dentales y de huellas dactilares, el equipo finalmente separó hasta siete conjuntos de restos.

En un país donde el homicidio es poco frecuente, y los asesinos en serie algo que se ve principalmente en las películas, el impacto fue tremendo, y a medida que el invierno se prolongó hasta febrero, la ciudad se horrorizó cuando la policía comenzó a desenterrar los restos de cadáveres enterrados en más de una docena de macetas decorativas.

Advertisement

La mayoría ubicadas fuera de una casa modesta, en Mallory Crescent, en el área de Leaside de la ciudad, donde McArthur había sido empleado como jardinero. Alarmados, las autoridades emitieron una alerta a cualquiera que hubiera usado los servicios de McArthur o su negocio mientras desplegaban perros en busca de más cadáveres en varios zonas de Toronto.

Captura de pantalla: Bruce McArthur
Advertisement

Levantaron tiendas y usaron calentadores para descongelar el suelo helado. Los investigadores forenses recorrieron el apartamento de dos habitaciones de McArthur durante meses, eliminando casi 2.000 piezas de evidencias y fotografiando cada centímetro cuadrado. El número de cargos de asesinato aumentó a cinco, y seis de los hombres eran del sur de Asia o del Medio Oriente. Todos homosexuales.

Ahora, la policía se centra en tratar de averiguar cuántas víctimas pasaron por la casa de McArthur. Por otro lado, los medios critican la actuación de la policía, quienes tuvieron en el 2013 al asesino en serie delante de ellos y salió indemne.

Advertisement

Hace tres días, las autoridades encontraban nuevos restos humanos en una propiedad vinculada al denominado como “jardinero asesino”, un pequeño barranco adyacente a la propiedad utilizada por McArthur para almacenar equipos de jardinería utilizados para descomponer material orgánico que luego empleaba como fertilizante para su negocio en la tienda.

Así que la policía canadiense comienza a temer algo todavía mucho peor, si es que todavía es posible. Si McArthur se dedicó a descomponer los restos de sus víctimas para emplearlo como fertilizante en su negocio de jardinería, es posible que jamás se sepa el número exacto de víctimas.

Advertisement

A menos, claro está, que los clientes acaudalados que estuvieron comprándole productos en su negocio durante años comiencen a buscar restos humanos en el interior de sus propios jardines privados. [Wikipedia, CNN, The Guardian]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key