Foto: Engin Akyurt (Pexels)

Jersey es una peque√Īa isla brit√°nica ubicada en el Canal de la Mancha, frente a la costa de Francia. Recientemente, la tranquila vida de sus poco m√°s de 100.000 habitantes se ha visto perturbada por una molestia poco com√ļn: bandadas de pollos salvajes.

Nadie en Jersey est√° seguro de c√≥mo empez√≥ el problema. La hip√≥tesis m√°s extendida es que algunos granjeros se deshicieron de sus gallinas y gallos por el sencillo procedimiento de soltarlos en el monte. Con el tiempo, los pollos se han multiplicado y se han vuelto territoriales y m√°s agresivos. No es tan malo como vivir en un pueblo infestado de √°guilas, pero la presencia de los animales est√° causando no pocas molestias. Aparte del ruido que hacen a horas intempestivas, los pollos cruzan las v√≠as sin ning√ļn control, destrozan los jardines y las huertas en busca de alimento y han llegado a perseguir en manada a corredores que se les acercaban demasiado.

Ahora mismo, las autoridades de Jersey calculan que hay m√°s de un centenar de pollos salvajes viviendo en la isla. Solo este a√Īo se han registrado m√°s de 40 quejas ocasionadas por la presencia de los animales. El ministro de medio ambiente de la isla, John Young, explic√≥ a iNews que se han practicado algunas cacer√≠as para eliminar parte de la poblaci√≥n. Legalmente, los pollos no pertenecen a nadie, por lo que no est√°n amparados por la ley brit√°nica de protecci√≥n a los animales. En otras palabras, es legal matarlos, pero la iniciativa ha topado con las protestas de grupos ecologistas. No falta incluso qui√©n ve en los pollos una simp√°tica particularidad de Jersey. Los deportistas que han tenido que salir huyendo perseguidos por una bandada de aves furiosas probablemente no lo vean de esta manera.

El gobierno local trata de encontrar una solución que satisfaga a todas las partes. Mientras tanto, ha solicitado a los habitantes de Jersey que se abstengan de dar de comer a los animales, ya que ello favorece su reproducción. [BBC y iNews vía Mental Floss]