Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Imagen: Cooper (FBI)

Noviembre de 1971, un pasajero muy educado le pide a una azafata que se acerque a mitad del vuelo 305 de Northwest Orient. Unos minutos después comenzaría a tomar formar la figura legendaria de D.B. Cooper. Ahora, 47 años después, ha surgido un nuevo sospechoso que podría revelar su identidad.

Hace un tiempo contamos la peliculera historia de D.B. Cooper, el hombre que secuestró el avión en el que se subió y que acabó lanzándose en paracaídas con 200.000 dólares en efectivo. Desde entonces, prácticamente todo lo que se ha dicho sobre el misterioso protagonista está por confirmar.

Advertisement

Posiblemente, se trata del fugitivo más buscado por el FBI, situación que ha permitido trazar mil y una hipótesis, incluso que Cooper podría haber sido una mujer disfrazada.

En julio de 2017, los federales cerraron oficialmente el caso, sin embargo, esta semana se han visto obligados a revisar todo el material de archivo. Al parecer, un cuidador de mascotas de 84 años de DeLand, Florida, llamado Carl Laurin, ha explicado públicamente que un amigo fallecido suyo, Walter R. Reca, le admitió que era el secuestrador de aviones más famoso del país.

Imagen: El avión secuestrado en la “parada” en Seattle (AP)

¿Y quién es el cuidador de mascotas? En realidad, el anuncio está vinculado a la publicación del libro del propio Laurin, D.B. Cooper & Me: A Criminal, a Spy, and a Best Friend. Y aunque lo normal sería pensar que detrás de esto hay un intento de vender más libros, la editorial del mismo, Principia Media, afirma que verificó las afirmaciones de Laurin a través de un investigador externo.

Advertisement

Según Laurin, él y Reca se conocieron cuando ambos eran paracaidistas en la década de 1950 y se mantuvieron en contacto a lo largo de los años. Reca fue un paracaidista militar y miembro de la Fuerza Aérea en 1965. Laurin sospechó que su amigo podía ser el autor del secuestro aéreo, ya que había infringido la ley en otras ocasiones, con un intento de robo en un restaurante incluido, así como en varios bancos.

Imagen: Parte de la legendaria búsqueda de Cooper (AP)
Advertisement

Sin embargo, y al parecer, Reca no admitió su culpabilidad hasta poco antes de su muerte en 2014, cuando entregó una serie de cintas de audio con su confesión e hizo prometer a Laurin que no las revelaría hasta después de su fallecimiento.

Según el editor y CEO de Principia Media, Vern Jones, espera que los escépticos desafíen las afirmaciones del libro, pero dice que la evidencia provista por Laurin es “abrumadora”.

Advertisement

Por su parte, el FBI aún tiene que comentar sobre los detalles de la historia de Laurin, pero un miembro de la agencia le comunicó al The Washington Post que dichas “teorías plausibles” todavía tienen que transmitir “pruebas necesarias de culpabilidad”.

Sea como fuere, todo indica que alguien en el FBI probablemente tenga un largo fin de semana de lectura por delante. [The Washington Post]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter