Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Si todos los auriculares te hacen daño, ¿has probado a colgarte unos altavoces al cuello?

No pongas esa cara. Hablo en serio. A mi los Sony NS7 me han cambiado la vida.

We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado Si todos los auriculares te hacen daño, ¿has probado a colgarte unos altavoces al cuello?
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Debo de ser un poco extraterrestre. No lo digo solo porque sea más o menos raro. Lo digo también porque me pasan cosas que al resto de la humanidad aparentemente no le pasan. Los sensores de huellas bajo la pantalla no me funcionan, los auriculares me hacen daño, los dispositivos Apple no me funcionan increíblemente super-requetebién... (más bien al revés). Si sospechas que eres un poco marciano como yo, quizá debas seguir leyendo.

La cosa va de auriculares. Ayer mismo, a la una y cuarto de la mañana me llevaba las manos a mis doloridas orejas y pensaba: ¡Ufffff¡... ¿Será posible que no haya unos auriculares en este mundo que no me hagan daño? Llevaba cinco horas y pico jugando a Elden Ring, y mis Creative SXFI Theater me estaban pasando factura. Los Theater (compañeros naturales de la barra de sonido SXFI Carrier) no son unos malos audífonos para nada, pero probablemente están pensados para ver una película de un par de horas, no para echar la noche viciando a la Play como si no hubiera mañana. Entre eso y las gafas, los cascos ya me estaban empezando a molestar seriamente en las orejas.

No es ni mucho menos la primera vez. En mi vida he sido incapaz de encontrar unos auriculares que no me hagan daño o me molesten si los llevo mucho rato. Es un caso raro considerando que me dedico precisamente a probar auriculares. Los de diadema me aplastan inmisericordemente las orejas y me molestan tras dos horas de uso (debo ser muy cabezón) y los internos me acaban molestando dentro del conducto auditivo. La peor parte de esto es que a nadie parece importarle el tema, así que sufro en silencio mis cuitas ergonómicas y asiento con la cabeza cuando el común de los mortales habla solo de ANC, potencia, bajos, y batería cuando elige auriculares.

Advertisement

Mientras meditaba sobre este asunto han llegado a casa los nuevos Sony NS7. Cuando Sony los presentó, en octubre de 2021, pensé que estaban de coña. La sola idea de colgarme unos auriculares al cuello, por muy ergonómicos que sean me provocaba una sonrisa. La ignorancia es lo que tiene.

Advertisement

El caso es que los SRS-NS7 (NS7 a secas para los amigos) no son el primer dispositivo de este tipo que saca la japonesa. Después de haberlos probado debo confesar que ahora soy un converso más. Estoy en condiciones de jurar que no he probado unos auriculares más cómodos en toda mi vida. Eso sí, no se muy bien como denominarlos. ¿Suprahombrales? ¿Over-the-shoulder? ¿Yugo-Oh?...

Da igual. En realidad tampoco son unos auriculares en el sentido clásico de la palabra, sino unos altavoces que llevamos muy cerca de los oídos. Obviamente, solo por esto puedes olvidarte de cancelación de ruido o de privacidad. Aunque los altavoces a cada lado están apuntando hacia arriba (hacía tus oídos) cualquiera que se te acerque a un par de metros oirá perfectamente (bajito) lo que estás escuchando. Eso no los hace muy aptos para el metro o para una oficina, pero son unos “auriculares” de gaming ergonómicamente perfectos.

Advertisement
Imagen para el artículo titulado Si todos los auriculares te hacen daño, ¿has probado a colgarte unos altavoces al cuello?
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Los NS7 se conectan mediante Bluetooth 5.0 compatible con A2DP, AVRCP, HFP, HSP, SPP, y con los códecs SBC, AAC y LDAC. En otras palabras, que no te preocupes de que la conexión estropee la calidad de sonido. Si el receptor es compatible suenan de auténtico vicio (20-20 000 Hz con muestreo de 44,1 kHz). En los móviles o tabletas la conexión es directa. Si se trata de conectarse a un televisor te hará falta un pequeño receptor Bluetooth del que salen dos cables, USB-C para alimentación, y óptico para audio.

Advertisement

La razón de ser de este transmisor es eliminar cualquier retardo en la señal. Yo los he usado con la PS4 para jugar (el retardo en un videojuegos se nota mucho) y la sincronización es perfecta. Ya puestos a tener un receptor cerca de la tele, me hubiera gustado que sirviera como base de carga inalámbrica para los auriculares, pero no se puede tener todo y hay gente que prefiere que el receptor sea lo más pequeño posible.

Imagen para el artículo titulado Si todos los auriculares te hacen daño, ¿has probado a colgarte unos altavoces al cuello?
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo
Advertisement

Hablando de batería, la de los NS7 dura 12 horas. Esa cifra baja a cinco si subes el volumen a todo trapo, cosa que definitivamente deberías hacer si estás sordo como una tapia o quieres estarlo pronto. (Estoy de coña. No lo hagas. Tienen potencia más que de sobra y suenan muy alto). Con solo 10 minutos de carga USB-C ya tienes una hora de reproducción.

Desde el punto de vista de ergonomía, los NS7 son de suave látex por debajo, y de tela (resistente a salpicaduras en grado IPX4) por arriba. El centro de la diadema es flexible, lo que permite ponérselos y quitárselos con total comodidad. Los controles se reducen a volumen y tecla de llamadas a la izquierda, y encendido, silenciar y Bluetooth a la derecha. No necesitan más.

Advertisement
Imagen para el artículo titulado Si todos los auriculares te hacen daño, ¿has probado a colgarte unos altavoces al cuello?
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo
Imagen para el artículo titulado Si todos los auriculares te hacen daño, ¿has probado a colgarte unos altavoces al cuello?
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo
Advertisement

El sonido sale por dos altavoces de gama completa de 32 x 33 mm apoyados en unos radiadores pasivos para potenciar los graves. Suenan muy bien, pero me temo que no puedo juzgar su calidad en plenitud de facultades porque el sonido posicional Dolby Atmos en 360 grados solo es compatible con televisores Sony Bravia de la serie XR (que cuestan un riñón). A juzgar por lo bien que suenan nada más sacarlos de la caja, la experiencia de poder usar los NS7 jugando con sonido posicional o viendo una película con Dolby Atmos debe ser la leche. Es una pena que hayan hecho esa tecnología propietaria en vez de integrarla de alguna manera en el altavoz (quizá configurable mediante app).

Imagen para el artículo titulado Si todos los auriculares te hacen daño, ¿has probado a colgarte unos altavoces al cuello?
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo
Advertisement

Poco más que decir sobre los NS7. Tan solo que no llevo toda la vida esperando algo parecido. No son precisamente baratos (Cuestan 300 euros en la web de Sony), y desde luego o son unos auriculares multiuso (probablemente no los saques de casa). Ambas cosas los condena a un nicho muy particular en el que los que los compran lo hacen porque ya tienen otros auriculares y quieren estos específicamente para algo en concreto.

En mi caso, se han convertido en los auriculares perfectos para jugar, pero habrá quien los use para otras cosas (se me ocurre que tienen que ser perfectos para operadores de centralita o gente que hace muchas videollamadas). Lo único cierto es que, si los auriculares te molestan, ya no tienes que sufrirlo en silencio. Los NS7 harán que vuelvas a disfrutar de tus maratones de series o tus vicios a la Play sin molestar a nadie ni torturar tus orejas.