No son grandes descubrimientos. Algunos ni siquiera son cosas nuevas o que no supiese antes. Pero s√≠ son aspectos que he madurado con la experiencia de vivir y trabajar dos a√Īos en Kuito, en la provincia de Bi√©, en Angola. Y es que, aunque ya hab√≠a viajado antes por muchos pa√≠ses (trabajando en cooperaci√≥n internacional y salud p√ļblica) nunca antes estuve el tiempo suficiente como para sentirme "en casa" y hasta para hacer fotograf√≠as a otro ritmo, con otro esp√≠ritu.

En apenas dos semanas dejo Angola. Estas son algunas cosas que he experimentado y aprendido haciendo fotos por aquí y que espero no olvidar.

Advertisement

1. Oblígate a salir a hacer fotos

La pereza es brutal. Y es que cuando trabajas de 6 de la ma√Īana a 6 de la tarde de lunes a viernes, eso de madrugar el s√°bado y el domingo para aprovechar la luz y el d√≠a a veces es demasiado. Pero la pereza no lo es todo. Tambi√©n est√° la incomodidad de salir de "tu burbuja" en un lugar al que, al principio, no est√°s habituado y que, al final, a√ļn no se habit√ļa a t√≠.

Advertisement

En el tiempo que he estado aquí he tenido épocas de salir todos los fines de semana a hacer (o intentar hacer) fotos, y otras épocas de no salir ni un solo día en varios meses. Cuando termina tu tiempo de estar por aquí, echas de menos no haber salido de tu comodidad más a menudo.

2. Lo importante no es lo que vas a intentar fotografiar, es el motivo o justificación para estar allí

Advertisement

Una ciudad como Kuito no tiene zonas tur√≠sticas que visitar, ni magn√≠ficos paisajes, ni tribus de vestimentas ancestrales. No. Tiene unas cuantas calles asfaltadas con edificios bajos y bastante deteriorados por la guerra, y montones de barrios con casas de ladrillos de barro y tejados de chapa. Puede haber muchas cosas interesantes para fotografiar, pero ni est√°n en la superficie, ni van a aparecer en la Lonely Planet. Es m√°s, aunque preguntes a amigos y compa√Īeros locales, no todos van a saber recomendarte lugares, porque no los ven con los mismos ojos que t√ļ. Toca explorar. Toca ir a ciegas, dej√°ndose llevar.

Cuando descubres esto descubres también otro de los grandes obstáculos para hacer fotos aquí: tu presencia no se entiende como algo natural y espontáneo en cualquier lado. Fuera del centro no viven expatriados y si te paseas por allí eres el centro de muchas miradas. En las aldeas están los que viven allí, y algunos familiares que vayan a visitarles. O tienes un motivo para estar allí, o es muy raro que estés.

Piensa una justificaci√≥n para estar all√≠: vas de paso a otro pueblo mayor y has querido parar a descansar; quieres comprar fruta; necesitas asegurarte de que √©ste es el camino que lleva a nosedonde; vives en otra parte de la ciudad y tienes curiosidad por conocer este barrio, donde viven algunos compa√Īeros de trabajo; te han dicho que en esta √°rea se han visto hipop√≥tamos y quieres saber si a√ļn hay. Lo que sea. Para convencerte a t√≠ mismo y ganar en confianza, y para tener algo que explicar a la gente, que a lo mejor no se siente muy c√≥moda con tu presencia.

Advertisement

Los d√≠as que mejor me lo he pasado haciendo fotos en Angola han sido los d√≠as de ir a buscar hipop√≥tamos (nos dijeron que hab√≠an visto algunos en un r√≠o a 30km de aqu√≠, y les fuimos siguiendo la pista durante un par de meses de pueblo en pueblo), las veces que he entrado en un edificio bombardeado para preguntarle a la gente que si no era peligroso seguir viviendo ah√≠, y al hacer paradas en el camino entre Kuito y cualquier pueblo m√°s grande, para lavar el coche, comprar pi√Īas, o tomar una cerveza y descansar un poco.

3. No intentes pasar desapercibido. Es mejor que intentes aburrir a la gente

Advertisement

D√©jalo. En serio. No te esfuerces tanto. No vas a pasar desapercibido. Se ve a diez kil√≥metros que eres blanco y que no eres de aqu√≠. Observas a la gente de una manera rara, vistes diferente, te mueves diferente y llevas una c√°mara de fotos en la mano. Cualquier persona a la que t√ļ quieras fotografiar te ha visto ya antes. Te va a costar mucho conseguir fotografiar situaciones espont√°neas de cerca. Si caes mal, te van a mirar raro. Si caes bien, los ni√Īos se van a arremolinar a tu alrededor para que les hagas fotos en mil posturas jackiechanescas. Es m√°s, si haces fotos a escondidas, lo mismo te buscas un problema.

A no ser que les aburras con tu presencia. Si pasas un buen rato dando vueltas arriba y abajo y consigues que la gente se aburra y pierda el interés por tí, lo mismo consigues un inestimable tiempo de invisibilidad. No es que no te vean. Es que les da igual que estés.

4. Lleva la c√°mara en la mano, no en la mochila

Advertisement

La primera foto siempre es la más difícil. Estás en frío y cuesta romper el hielo. Estás caminando por el mercado, la gente te mira, y te sientes profundamente incómodo; quieres hacer fotos, pero así no.

Es el momento de sacar la c√°mara para llevarla en la mano, para que se vea. Para que todos vean que tienes una c√°mara y que quieres hacer fotos. A√ļn no has disparado ni un click, pero ya has dejado claras tus intenciones, y el resto va a dejar claras las suyas; quien no quiera fotos te lo va a hacer notar, y quien s√≠ quiera tambi√©n. Ahora ya hay quien te est√° preguntando si cobras por hacer la foto, y quien directamente te va a pedir que le hagas un buen retrato. La situaci√≥n ha dado un giro de 180¬ļ en un segundo, y ya no queda hielo por romper.

5. Sonríe, saluda, habla, pregunta todo lo que quieras saber

Advertisement

Lo mejor de salir a hacer fotos por un lugar como Kuito, por las aldeas de Bi√© es poder charlar un buen rato con completos desconocidos mucho antes de quitarle la tapa al objetivo. Acercarte a quien sea (aunque tengas que caminar 50 metros) para tenderle la mano y darle los buenos d√≠as es la mejor forma de abrirte a las personas. Expl√≠cale qui√©n eres, qu√© haces (aqu√≠ es cuando se vuelve importante lo de tener una excusa para estar por ah√≠), y preg√ļntale qu√© tal est√°. Saben que eres extranjero y que no tienes la menor idea de la mayor√≠a de las cosas, as√≠ que no temas hacer preguntas est√ļpidas. Si te muestras respetuoso y relajado, la gente est√° dispuesta a dedicarte un rato. Y tras un buen rato de charla, sacar la c√°mara es mucho m√°s f√°cil. No hay ninguna prisa.

Ojo. No me malinterpretes. Esa charla no es una mera excusa para poder disparar dos carretes. Esa charla te va a permitir conocer y entender muchas m√°s cosas de las que sabes ver.

6. Entiende que, para ellos, las fotos son importantes

Advertisement

Para alguien que vive en una aldea en medio de Angola, o en un barrio perif√©rico de la ciudad, una foto tiene un valor muy diferente al que t√ļ le das. T√ļ haces fotos del gin-tonic para subirla a instagram. √Čl probablemente no tiene fotos suyas ni de su familia en casa.

En Bié sólo hay tres tipos de fotógrafos: a) el adolescente de ciudad, que se hace fotos en poses de top-model con el móvil; b) el fotógrafo que hace retratos en la plaza de la ciudad y las imprime en el momento por 3-5$; c) el extranjero curioso. Ninguno de esos tipos se suele encontrar en las zonas más rurales o periféricas.

Para mucha gente, lo de ver las fotos en la pantalla de la cámara es de lo más divertido. Y lo de poder tener un retrato impreso suyo o de su familia, un detalle muy importante que van a apreciar. O te llevas una Polaroid, o una impresora chiquitaja y varios recambios de papel, o revelas varias fotos en cualquier tienda local para llevárselas el próximo fin de semana, cuando vuelvas a pasar por su aldea.

Advertisement

Lo que para tí tiene un valor y un significado, para muchos tiene otro.

7. Trata de ser honesto

Advertisement

Algunos creer√°n que eres periodista, o que tus fotos van a salir en alg√ļn medio importante. Cuando te pregunten que para qu√© son las fotograf√≠as, trata de ser honesto y sincero. Algunos te preguntar√°n con la ilusi√≥n de que vayan a salir en alg√ļn sitio importante, y otros con miedo a que se vayan a publicar por cualquier lado, o a que vayas a vender sus fotos. En un caso te puede interesar decir que s√≠, que van a salir en revistas, y en otro que no, que no las va a ver nadie. Pero los dos sabemos que eso no est√° bien. Por desgracia, explicar que las voy a subir a un fotoblog en internet tampoco suele ser demasiado esclarecedor. Sin embargo, creo que explicar que hago estas fotograf√≠as porque en Espa√Īa nadie conoce nada de Angola, y porque sobre todo me gusta ense√Īar a mis amigos y familia c√≥mo es el lugar donde vivo y trabajo, es bastante realista.

Otro mont√≥n de peque√Īas cosas

Advertisement

  • Pide permiso y respeta los tiempos de la gente.
  • Lleva dinero suelto. Si est√° vendiendo fruta, c√≥mprale fruta. Si hab√©is estado un buen rato charlando, invita a una ronda de cervezas.
  • Cuidado con los borrachos. Hay muchos (sobre todo un s√°bado o un domingo por la tarde) y son muy pesados. Si te piden que les hagas una foto, h√°zsela para que se quede tranquilo, pero no les hagas muchas m√°s, para evitar entrar en "confus√£o".
  • B√ļscate un compa√Īero o compa√Īera de excursiones fotogr√°ficas para no ir solo, que a veces es m√°s durillo y da m√°s pereza. Aseg√ļrate de que los dos trat√°is a la gente de la misma manera y que respet√°is los tiempos y los espacios del otro para hacer fotos.
  • El barbecho fotogr√°fico es sagrado. No te pongas a seleccionarlo y editarlo todo. Dale un tiempo. Y luego otro m√°s.
  • Ll√©vate bien con los fot√≥grafos de la plaza de la ciudad. Viven de vender copias impresas de retratos a la gente. No les quites su clientela. Sal√ļdales cuando pases, y ac√©rcate a charlar con ellos. Son grandes aliados.
  • La pr√≥xima vez, tr√°ete m√°s esp√°tulas para limpiar el sensor de la c√°mara. Dos o tres para un a√Īo pueden no ser suficientes.

Advertisement

Y con todo esto, apenas llegamos a hacer click. Pero ya es bastante. Otro día hablamos del fondo, del contenido, de lo que colocamos en medio de todos esos megapíxeles.

****

Este art√≠culo apareci√≥ primero publicado en Brunoat.com. Publicado ahora en Gizmodo en Espa√Īol con permiso del autor.

Advertisement

Bruno Abarca es médico. Ahora trabaja en Angola con la ONG Medicus Mundi Catalunya. Es además un apasionado y "enganchado" a la fotografía. Para los curiosos, su equipo fotográfico actual está formado por una Canon EOS 5D Mark II y una Fuji X-Pro 1.