Si los seres humanos tenemos dispositivos como la Fitbit, o la Nike FuelBand para medir nuestra actividad solo por diversi√≥n, no deber√≠a de resultar tan extra√Īo que este tipo de medidores salten al plano veterinario con objetivos m√°s serios. Las primeras en dotarse de su propio wearable "deportivo" han sido las vacas.

El dispositivo se llama Silent Herdsman, y es un collar con un dispositivo que monitoriza la actividad de estos mam√≠feros. El principal objetivo de este cuantificador es medir la temperatura del animal para analizar el denominado ciclo estrual. Este ciclo, que regula los cambios hormonales en los mam√≠feros seg√ļn las estaciones, es de vital importancia para los ganaderos porque influye, entre otras cosas, en la producci√≥n de leche.

Silent Herdsman guarda los datos y los transmite de manera inal√°mbrica a una base de datos cuando la vaca se acerca a una estaci√≥n base. Tambi√©n incorpora un sistema de alertas en el m√≥vil para informar al propietario de la vaca de cambios en su comportamiento normal. La compa√Ī√≠a escocesa que ha creado este sistema acaba de recibir tres millones de libras para lanzar Silent Herdsman fuera de las fronteras del Reino Unido. En el futuro, las vacas tambi√©n estar√°n conectadas. [Silent Herdsman v√≠a The Next Web]

Foto: Gerard Koudenburg / Shutterstock