Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Solo el manual de instrucciones del nuevo avión presidencial de Estados Unidos cuesta 84 millones de dólares

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Getty Images.

El gobierno y las autoridades de Estados Unidos llevan años planeando actualizar el avión presidencial Air Force One por un modelo moderno y más eficiente. Se trata de un avión costoso, muy costoso. De hecho, es tan costoso que incluso su manual de instrucciones es ridículamente caro: hacerlo tiene un precio de 84 millones de dólares.

Advertisement

Sí, lo has leído bien. Un nuevo contrato entre la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y Boeing, fabricante del Air Force One, ha revelado que el nuevo manual de instrucciones añadirá 84 millones de dólares a la factura que pagará el gobierno. Se trata de un manual que consiste de más de 100.000 páginas, en las que se detalla al máximo todas las especificaciones de cómo volarlo, tareas de mantenimiento y reparación del avión, y todas sus posibilidades en materia de seguridad y uso. Es incluso más costoso que los nuevos refrigeradores que instalaron en el Air Force One actual en el año 2018, y cuesta casi lo mismo que un caza F–35.

Advertisement

El gobierno de Estados Unidos pagará 3.900 millones de dólares por dos unidades del nuevo Boeing VC-25B, además de 1.400 millones de dólares adicionales por piezas de repuesto, equipo de mantenimiento, pruebas del avión, entrenamiento de pilotos y técnicos, y un nuevo hangar en una base aérea en las afueras de Washington, D.C.

Estas sumas, junto al costo del manual de instrucciones, da un total de casi 5.400 millones de dólares por el nuevo Air Force One, que en teoría debería estar listo y operativo en el año 2024, sucediendo así al Boeing VC-25A actualmente en uso, que entró en servicio en 1990. [vía The Hill / Xataka / Defense One]

Advertisement

Redactor en Gizmodo. Tecnología, videojuegos, cine y televisión. Siempre cerca de una pantalla y una taza de café.

Share This Story

Get our newsletter