De todos los televisores que las principales marcas están presentando en este CES, los de Sony son, probablemente, los más sencillos. El fabricante Japonés no integra prestaciones experimentales o artificios para llamar la atención. En su lugar apuesta por tecnologías ya probadas y diseños muy simples a un precio, eso sí, elevado.

En materia de televisores 4K, el nuevo buque insignia de la compañía es el XBR950B. Con diagonales de 85 y 65 pulgadas, este televisor 4K Ultra HD utiliza retroiluminación LED por zonas, la mejor que hay sin saltar a OLED. El vídeo en 4K se basa en HDMI 2.0 y el códec HEVC 4K 60P, que es lo más parecido a un estándar que hay en la actualidad. Compatibles con 3D mediante gafas activas, los XBR950B también integran WiFi, NFC y MHL 3.0.

Por debajo de esta monstruosidad se sitúan los XBR X900B (con diagonales de 79, 65, y 55 pulgadas) y los XBR X850B (En versiones de 70, 65, 55, y 49 pulgadas). Todos ellos tienen el diseño Wedge de sonido con altavoces marca de la casa a los lados, resolución 4K y las prestaciones que se pueden esperar de un gama alta.

Advertisement

Los precios y fechas de salida de estos equipos aún no han sido especificados, pero al menos son una apuesta ideal para los conservadores que prefieren apostar por el 4K, pero con una solución sólida y sin muchos experimentos.