Image: Área donde encontraron la tumba (Czech Institute of Egyptology)

Ocurrió el pasado 2 de octubre. Un equipo de arqueólogos abrió una tumba situada en las cercanías de una pirámide en Abusir, Egipto. Los investigadores encontraron los restos de una estatua con inscripciones que se refieren a un sacerdote que era el “amigo del rey” y “guardián de los secretos”.

El nombre del sacerdote era Kaires, y se suponía que era tan cercano al rey que conocía donde se vestía y desayunaba. Lo que no se sabe con exactitud es a qué faraón se refieren las inscripciones, aunque hay una serie de pistas.

El sitio de entierro contiene los restos de una pequeña capilla y una tumba cerca de una pirámide que pertenece al faraón Neferirkare, y otro de los títulos registrados en la estatua dice que Kaires fue “inspector de los sacerdotes que sirven en los complejos piramidales” pertenecientes a Neferirkare y su antecesor, Sature.

Image: Estatua de Kaires (Czech Institute of Egyptology)

La estatua también enumera varios títulos importantes que poseía Kaires: “supervisor de todas las obras del rey” y “de la Casa de la Vida”, que era una especie de biblioteca que contenía papiros que registraban conocimientos sobre una variedad de temas.

Advertisement

Cuenta el equipo de arqueólogos que es posible que nunca sepan si Kaires fue realmente alguien cercano de uno o más faraones. Sin embargo, el equipo señaló que debía tener un gran reconocimiento a juzgar por su elaborado entierro en un lugar reservado exclusivamente para miembros de la familia real y los más altos dignatarios del estado. Según el equipo:

La capilla tiene bloques de basalto en su base, algo que es altamente inusual dado que solo los faraones podían usar el basalto en la construcción de tumbas.

Por cierto, aunque se encontró el sarcófago en su tumba, la momia de Kaires no se ha encontrado todavía. Las excavaciones siguen en curso. [LiveScience]