Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

SpaceX solicita permiso para lanzar otros 30.000 satélites (y ya van 42.000 esperando subir a órbita)

Ilustración: SpaceX

El pasado mes de mayo, SpaceX lanzó 60 satélites al espacio. Su intención era lanzar otros 1.584 en 2024, y 2.200 en 2027. El objetivo original de la compañía era poner en órbita una malla de 12.000 satélites. Ahora ha revisado sus cálculos y ha subido esa cifra hasta los 42.000.

Por supuesto, no hablamos de satélites convencionales, sino de pequeños dispositivos que se interconectan para formar una sofisticada red de telecomunicaciones vía satélite. El proyecto se llama Starlink, y el objetivo es crear un proveedor de Internet saletital a escala planetaria.

Advertisement

El principal reto al que se enfrenta el proyecto es cómo lograr coordinar los satélites entre sí. Los dispositivos de Starlight no son geoestacionarios. En otras palabras, no describen siempre la misma órbita. Musk y su equipo tendrán que encontrar algún método para sincronizar los satélites de la red y, al mismo tiempo, lograr que las antenas en tierra sepan discriminar y seleccionar cuál es el mejor satélite al que conectarse en cada momento.

Finalmente, Musk necesita que le concedan permiso para operar en unas bandas determinadas del espectro electromagnético que no interfieran con las que ya están en funcionamiento. SpaceX ya presentó las solicitudes pertinentes ante la FCC en Estados Unidos, que se ha mostrado muy favorable a dar luz verde al proyecto, pero probablemente en otros países no lo tenga tan fácil.

A esas solicitudes hay que sumar otras nuevas recién presentadas ante la International Telecommunication Union (ITU), que es el organismo dependiente de Naciones Unidas encargado de adjudicar frecuencias y órbitas de satélite. Según información a la que ha tenido acceso SpaceNews, SpaceX ha presentado 20 solicitudes de 1.500 satélites cada una que suman un total de 30.000 nuevos satélites que operarán en órbita baja (a una altura de entre 328 y 580 kilómetros). En unas declaraciones a SpaceNews, SpaceX ha justificad las solicitudes diciendo lo siguiente:

A medida que aumenta la demanda de una conexión a Internet rápida y fiable en todo el mundo (especialmente para aquellos lugares donde la conectividad es inexistente, demasiado cara o poco fiable) SpaceX está tomando medidas para escalar de manera responsable la capacidad total de la red de Starlink y la densidad de datos para satisfacer el crecimiento de las necesidades anticipadas de los usuarios.

Advertisement

Dicho en cristiano, que están sentando las bases para el hipotético caso de que la red Starlink tenga demasiadas solicitudes de alta cuando empiece a funcionar.

La duda en este caso es si llegará a hacerlo algún día. La normativa de la ITU establece que, si una solicitud es aceptada, el solicitante tiene un plazo de 7 años para poner en órbita el satélite o satélites y hacer que funcione en la frecuencia adjudicada durante al menos 90 días. La cantidad de solicitudes hace sospechar que SpaceX no cree que pueda tener toda su red funcionando en el plazo previsto y se está curando en salud.

Advertisement

Por otra parte, el proyecto Starlink supone multiplicar por cinco el número total de satélites en órbita. Es un proyecto realmente ambicioso, por pequeños que sean. Eso por no mencionar que también tendrá que superar las quejas de los astrónomos, los ataques de pánico de los que buscan extraterrestres y los encontronazos con otros satélites. El pasado mes de septiembre, la Agencia Espacial Europea tuvo que realizar por primera vez una maniobra anticolisión para impedir que uno de sus satélites impactara con un satélite de la constelación de internet Starlink que SpaceX lanzó en el mes de mayo. [Universe Today]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key