Cuando se habla de lujo en el sentido más extremo, probablemente los aviones privados estén los primeros en las listas. Sin embargo, sólo uno puede ocupar el primer lugar: este Boeing 787 Dreamliner privado va tan “sobrado”, que la primera clase de un avión parece clase turista.

La pieza visual es un tour por la imponente aeronave, apodada “the flying penthouse”, donde se puede apreciar el increíble salón de entretenimiento con el que cuenta, estudio, comedores dedicados, un dormitorio principal en suite (con televisor de 42 pulgadas), vestidor y un enorme baño completo con ducha.

Se trata de un Boeing 787 Dreamliner remodelado, normalmente un avión comercial que transporta entre 240 y 335 pasajeros. Sin embargo, este se ha transformado en un jet privado para 40 pasajeros, y está tan bien equipado que se asemeja a un hotel de cinco estrellas. De hecho, se anuncia como el Boeing 787 Dreamliner más grande y lujoso del planeta.

El avión cuesta cerca de 300 millones de euros, aunque se puede alquilar a precios prohibitivos: desde 22 mil euros la hora (o 560 euros por persona si se llena con la cantidad máxima).

Advertisement

La firma Pierrejean ha diseñado el interior, especialistas en diseño de yates y aviones, con techos abovedados, pisos de madera, puertas de madera esculpida y alfombras hechas a mano. Los pasajeros pueden controlar la iluminación, las pantallas de televisión, las persianas y solicitar la atención de los auxiliares de vuelo a través de tablets.

El salón principal tiene capacidad para hasta 16 personas a la vez, con sofás y dos mesas de comedor. En el centro hay un sofá cama que se separa en dos sofás con solo tocar un botón.

En definitiva, una bestia del aire convertida en el más excesivo de los lujos. Suponemos que dirigido a un público que está “harto” de la “primera clase”, pero que los ahorros no le dan para tener un B787 Dreamjet personal. [Digg]