Tesla ha logrado que un Model X consiga arrastrar nada menos que una bestia de 130 toneladas, un Boeing 787-9 Dreamliner. Con ello, la compa√Ī√≠a ha logrado entrar en el libro de los r√©cords. Una aut√©ntica proeza.

El vehículo desplegado para ello fue un Model X P100D, es decir, con un paquete de batería de 100 kWh, siendo la letra D una unidad de doble motor y tracción total. Esto hace que la capacidad de remolque en carretera sea de 2.5 toneladas, sin embargo, el automóvil fue mucho más allá de eso arrastrando el avión de 130 toneladas sobre el asfalto.

Advertisement

En cuanto al recorrido, el Model X cubrió casi 300 metros remolcando el avión, aeronave que forma parte de la nueva la flota de Qantas con la capacidad de realizar vuelos de larga distancia, incluido un primer servicio comercial sin escalas entre Australia y Londres que comenzó el pasado mes de marzo.

Sea como fuere, la publicidad está merecida. Con la acción, Tesla ha logrado el remolque más pesado de un vehículo de pasajeros de producción eléctrica, de hecho, es la primera vez que un avión de pasajeros es remolcado por un vehículo eléctrico de pasajeros. [NewAtlas]